Escucha esta nota aquí

Nepal está investigando cómo un príncipe de Baréin, que quiere escalar el Everest, llegó al país con 2.000 dosis de vacunas contra el coronavirus sin la aprobación oficial, según las autoridades.

El jeque Mohamad Hamad Mohamad Al Jalifa, que llegó a Katmandú el lunes, tenía la intención de donar las dosis de la vacuna de AstraZeneca a una aldea, según la embajada de Nepal en Baréin.

Las dosis de vacunas "entraron sin seguir el procedimiento necesario y sin la aprobación previa de nuestra oficina, estamos investigando y decidiremos si se pueden utilizar", dijo este miércoles Santosh KC, portavoz del departamento de administración de medicamentos.

El príncipe y su equipo, que incluye a miembros de la guardia real bareiní, volvían a Nepal, donde en octubre ya habían escalado dos picos del Himalaya, el Manaslu (8.163 m), el octavo más alto del mundo, y el Lobuche (6.119 m).

Las autoridades concedieron entonces un permiso especial al jeque y su grupo para entrar en el país, a pesar del cierre de las fronteras por la pandemia de coronavirus.

Nepal ha abierto sus fronteras a los escaladores, y el príncipe y su equipo fueron entre los primeros en llegar.

La ausencia de excursionistas y escaladores extranjeros ha pasado factura a la economía de este país pobre, donde el turismo representa el 8% del PIB y genera más de un millón de empleos, según el World Travel and Tourism Council.

Nepal comenzó su campaña de vacunación en enero, tras recibir un millón de dosis de vacunas de AstraZeneca procedentes de India.

Comentarios