Escucha esta nota aquí

La opositora Coalición Nacional denunció que decenas de agentes antidisturbios se apostaron ayer a las afueras de un hotel capitalino donde celebraban una asamblea con miras a las elecciones generales de 2021, mientras que la periodista exiliada Maryórit Guevara denunció que desconocidos marcaron su casa con una frase que asume "como una amenaza de muerte".

Según esa coalición, que se ha presentado como "la gran fuerza política” que enfrentará a Ortega en los próximos comicios, el Gobierno ordena a la Policía que fustigue y acose sus reuniones, con el fin de "intimidar” y que sus bases no acudan a sus encuentros.

"Este dictador Ortega nos está empujando a una guerra, pero no debemos caer en esa trampa", dijo durante la reunión Luis Fley, uno de los dirigentes que perteneció a la Contra, una estructura paramilitar apoyada por Estados Unidos que se enfrentó al primer Gobierno sandinista (1979-1990). Por su parte, el periodista y político opositor Miguel Mora afirmó que desde el poder "nos van a seguir tirando piedras", por lo que llamó a la unidad a todas las fuerzas opositoras para derrotar a la "dictadura".

"Este país necesita una Comisión de la Verdad, una Fiscalía independiente y una nueva ciudadanía que no crea en caudillos", declaró por su lado el académico y opositor Félix Maradiaga, para quien la actual crisis se trata de una "lucha de la luz contra la oscuridad".

Denuncian amenaza a periodista

En tanto, la periodista exiliada en España Maryórit Guevara -directora de la plataforma digital La Lupa- denunció que desconocidos marcaron su casa, ubicada en un municipio vecino de Managua, con las palabras "OJO PLOMO", que estarían utilizando grupos sandinistas con doble sentido: el de "patria libre o morir" y el de dar muerte.

En su denuncia, Guevara resaltó que esa palabra es "utilizada por grupos oficialistas como una amenaza de muerte contra ciudadanos, activistas y periodistas críticos a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo". Recordó que -en medio de la crisis que inició en abril de 2018- fue "amenazada de muerte por las hordas orteguistas, que incluso divulgaron la dirección de mi vivienda, haciendo un llamamiento a atacarme, por ello una vez más responsabilizo a la dictadura de Daniel Ortega de cualquier daño que pueda ser víctima mi familia, y quienes actualmente habitan la vivienda".