Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Nicaragua rechazó este miércoles la aspiración Argentina para asumir la presidencia pro-tempore de la Celac, alegando que ese país ha interferido en sus "asuntos internos" al criticar la detención de opositores al gobierno de Daniel Ortega.

Nicaragua expresó su "firme posición de no respaldo, no voto a la República de Argentina para la presidencia pro-tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)", anunció la cancillería nicaragüense en una nota de prensa.

México celebrará el próximo sábado la VI cumbre de presidentes de la Celac, integrada por 33 países, en la que se discutirá la candidatura de Argentina para conducir el organismo en 2022, entre otros asuntos.

Managua argumenta que los pronunciamientos públicos que ha hecho "con gran ruido mediático" el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y su canciller, sobre que "trabajan con Estados Unidos para resolver la situación de Nicaragua", han "contrariado las bases de la Celac".

"El gobierno de Argentina se convirtió en instrumento del imperialismo norteamericano subordinándose a sus intereses hegemónicos", reclamó el gobierno de Ortega, en el poder desde 2007, y quien busca reelegirse para un cuarto mandato sucesivo en las elecciones del 7 de noviembre.

El gobierno nicaragüense alega que Argentina "se ha atrevido a interferir" en sus asuntos, "haciendo publicidad política propia, interviniendo, vulgar y ofensivamente, en clara e insultante sintonía con los yanquis".

En junio, Argentina llamó a su embajador en Nicaragua a consultas para que informara sobre "las preocupantes acciones políticas y legales realizadas por el gobierno nicaragüense" contra diversas figuras de la oposición.

Unos 36 dirigentes de la oposición, entre ellos siete aspirantes a la presidencia, han sido detenidos desde junio y sometidos, la mayoría a partir de agosto, a procesos judiciales bajo cargos de "conspiración en menoscabo de la soberanía".

Las detenciones se produjeron de cara a las elecciones de noviembre en las que Ortega, de 75 años, se prepara para competir contra una oposición mermada.

El gobierno asegura que los opositores detenidos complotaban contra el gobierno con el apoyo de Washington.

Nicaragua vive una crisis política desde las protestas antigubernamentales del 2018, cuya represión dejó al menos 328 muertos y centenares de detenidos, según la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH).


Comentarios