Escucha esta nota aquí

Un tribunal noruego del distrito de Telemark rechazó este martes poner en libertad condicional a Anders Breivik, el autor de la masacre de Utoya en la que murieron 77 personas, al considerar que sigue siendo peligroso.

El tribunal, ante el que Breivik solicitó la libertad condicional hace dos semanas tras haber cumplido diez años de condena, considera que existe un riesgo significativo de que el extremista pudiera reincidir en caso de ser liberado, según informó la agencia de noticias noruega NTB.

Esta semana, Breivik aseguró que renunciaba a la violencia y que mantenía su ideología neonazi, pero por vías pacíficas.

El extremista, que ahora tiene 42 años, fue condenado en 2012 a 21 años de prisión, la pena máxima, que puede ser prolongada en la medida que siga siendo considerado una amenaza para la sociedad.

Por ello, en la justificación del fallo, adoptado de forma unánime, el tribunal argumenta además que el acusado "parece carente de empatía y compasión" y que su ideología es la misma que cuando cometió la masacre, en 2011.

La fiscal del Estado, Hulda Karlsdottir, se mostró "satisfecha" con el veredicto, según declaró.

Comentarios