Escucha esta nota aquí

El lunes comienza el desmonte del gran órgano de 1.733 para ser limpiado pieza por pieza antes de ser restaurado. Se necesitarán por lo menos cuatro años para que el insigne instrumento vuelva a ser la voz de la gran catedral de París.

Notre-Dame se separará de su órgano sinfónico por lo menos hasta 2024. Este lunes, un grupo de expertos iniciará el retiro minucioso del enorme instrumento después de tres siglos de música sacra como parte fundamental de la liturgia en la gran catedral francesa.  

En primer lugar se retirará la consola del teclado y después los 8.000 tubos divididos en 115 juegos. Cada parte será limpiada escrupulosamente del polvo de plomo que cubrió el órgano durante el incendio de Notre-Dame el 15 de abril de 2019.

El siguiente paso será su restauración y se terminará con el delicado reensamblaje del instrumento de nuevo en Notre-Dame.

>>> Notre Dame, la 'ley excepcional de restauración' ante el parlamento

"Nuestra ambición - explicó a la AFP el general Jean-Louis Georgelin, jefe del Establecimiento público encargado de la reconstrucción de la catedral- es devolver el instrumento a las condiciones de funcionamiento en que se encontraba antes del incendio, y se necesitarán seis meses para afinarlo y armonizarlo. Por lo tanto era esencial lanzar esta operación lo antes posible para que el gran órgano pueda resonar a mediados de abril de 2024”, fecha en la que se según el deseo del presidente Emmanuel Macron, se organizará el "Te Deum", cinco años después del incendio que destruyó el techo y el campanario de la catedral gótica de 850 años de antigüedad.