Escucha esta nota aquí

El presidente Barack Obama dio una conferencia de prensa tras el tiroteo "más terrorífico de la historia de Estados Unidos", como el mismo calificó a la masacre de Orlando en la que, en un club nocturno, 50 personas perdieron la vida.

"No hemos encontrado una conclusión definitiva de las motivaciones del asesino", señaló el mandatario y aseguró que el FBI investiga el ataque "como un ataque terrorista".

En su declaración también abordó el tema del acceso a las armas. "Esta masacre es un recordatorio de cuán fácil es conseguir armas (...) tenemos que decir si ese es el país que queremos ser" señaló y luego añadió que "no hacer nada también es una decisión".

Por otra parte, indicó que "en los próximos días" se conocerá la identidad de las víctimas y manifestó su solidaridad con las familias. "Dios protege a este país", concluyó Obama.