Escucha esta nota aquí

Ante un clima de radicalización de las protestas oficialistas y opositoras que dejan 38 muertos en seis semanas, los obispos de Latinoamérica y del Caribe reunidos en El Salvador lanzaron ayer un llamado urgente para buscar soluciones por las vías constitucionales en Venezuela.

 En una de las últimas protestas en Caracas, "Basta de violencia, ni un muerto más", decía un letrero que llevaba una joven en la manifestación tras la muerte el miércoles de Miguel Castillo, de 27 años, quien recibió un disparo en una marcha de miles de opositores que derivó en fuertes choques con las fuerzas de seguridad. El Gobierno y la oposición se atacaron mutuamente  esta y las demás muertes, en un conflicto que tiende a ser cada vez más violento y que complica aún más la situación de este país sumido en el colapso económico. 

"Nos están matando, pero no nos vamos a cansar, vamos a seguir en la calle hasta que el Gobierno caiga, aunque la represión sea peor", afirmó Carlos Briceño, estudiante de la universidad donde se graduó el joven fallecido.

Desde el 1 de abril hay manifestaciones que exigen la salida del mandatario, y la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) asegura que no pararán hasta lograr elecciones generales.

Los obispos de todos los países de la región ofrecieron una conferencia de prensa, durante la celebración de la trigésima sexta Asamblea General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en la que dieron a conocer un comunicado oficial en el que señalan que durante los debates “hemos puesto la mente y el corazón en nuestros hermanos y hermanas de Venezuela”. 

“Nos preocupan y duelen las muertes, la violencia, la carencia de lo más fundamental, la división, la violación de los derechos humanos, en fin, el sufrimiento que ha tocado al pueblo venezolano hasta llegar a padecer una auténtica crisis humanitaria”, dijeron. 

El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, monseñor Diego Rafael Padrón, señaló como un elemento “muy grave” lo que calificó como un “intento del Gobierno nacional de convertir un Estado democrático en un Estado comunal donde el pueblo pierde protagonismo y pasa a ocupar un segundo lugar”. Lo anterior, aseguró, derivó en una protesta generalizada que tiene ya más de un mes y ha dejado un gran número de muertos. 

Tags

Comentarios