Escucha esta nota aquí

Ocho personas, entre ellas seis mujeres de origen asiático, murieron el martes en tiroteos ocurridos en tres salones de masaje de Georgia, en Estados Unidos, lo que genera temores de que se trate de la peor manifestación de una ola reciente de ataques contra esa comunidad.

Un hombre, Robert Aaron Long, de 21 años, fue detenido bajo sospecha de haber orquestado los tres ataques, dijo la policía.

Cuatro de las víctimas murieron en el salón de masajes Young's Asian Massage cerca de Acworth, un suburbio de Atlanta, capital de Georgia, dijo el diario Atlanta Journal-Constitution.

El capitán Jay Baker, de la oficina del sheriff del condado Cherokee, dijo al diario que las víctimas eran dos asiáticas, y una mujer y un hombre blancos, en tanto que un hispano resultó herido.

De su lado, el departamento de policía de Atlanta confirmó que cuatro mujeres fueron encontradas muertas en otros dos salones de masajes en el noreste de la ciudad, identificados como Massage Spa y Aroma Therapy Spa.

La policía dijo al Atlanta Journal-Constitution que las cuatro víctimas de Atlanta eran mujeres asiáticas.

La agencia de noticias surcoreana Yonhap indicó por su parte que el ministerio de Exteriores del país había confirmado que cuatro de las víctimas eran de origen coreano.

El presidente Joe Biden fue informado sobre el "horrible tiroteo" en Atlanta. La secretaria de prensa Jen Psaki dijo que funcionarios de la Casa Blanca han estado en contacto con el alcalde y se mantendrán en contacto con el FBI.

"Estamos horrorizados por esta violencia que no tiene lugar en Estados Unidos ni en ninguna parte", dijo por su parte el secretario de Estado, Antony Blinken, durante una visita a Corea del Sur.

El expresidente Barack Obama llamó a poner "fin" a la violencia contra los asiáticos.

"Patrón de violencia" 

Los tiroteos ocurren cuando muchos estadounidenses de origen asiático están en tensión tras un aumento de los crímenes de odio contra su comunidad -instigados durante la pandemia de covid-19, dicen los activistas, por los dichos de "virus chino" del expresidente Donald Trump, entre otros- y despiertan el temor de que negocios dirigidos por asiáticos puedan ser blanco de ataques.

La noticia de los ataques se produjo apenas unas horas después de la publicación de un informe de la oenegé Stop AAPI Hate que denuncia un marcado aumento de los delitos de odio contra los asiáticos de Estados Unidos, principalmente contra mujeres.

En un recuento de incidentes denunciados al grupo entre marzo de 2020 y febrero de este año, casi el 70% de los asiático-americanos encuestados dijeron que se habían enfrentado a acoso verbal y algo más de uno de cada diez dijeron que habían sufrido agresiones físicas.

Aunque la motivación racial puede ser difícil de determinar, un estudio del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en la universidad CSU San Bernardino encontró que los crímenes de odio reportados contra asiáticos se han casi triplicado en 16 grandes ciudades estadounidenses -incluidas Nueva York y Los Ángeles, incluso cuando los delitos de odio en general se redujeron un 7%.

En Georgia viven unos 500.000 residentes asiáticos, poco más del 4% de su población, según el Asian American Advocacy Fund.

El Partido Demócrata en Georgia calificó los tiroteos del martes de "horribles".

"Mientras siguen emergiendo detalles, podemos decir que este ataque tristemente continúa con un inaceptable patrón de violencia contra asiático-estadounidenses, que se ha disparado durante esta pandemia", dijo la congresista Nikema Williams, quien es la líder estatal del partido.

Comentarios