Escucha esta nota aquí

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el miércoles una nueva resolución pidiendo elecciones libres en Nicaragua, en la que volvió a exigir la "liberación inmediata" de los opositores detenidos, incluidos siete aspirantes presidenciales, y alertó sobre el "deterioro" de la situación de los derechos políticos.

El texto fue apoyado por 26 de los 34 miembros activos del bloque regional. Argentina, Barbados, Bolivia, Guatemala, Honduras, México y San Vicente y las Granadinas se abstuvieron.

Ante esta situación, Washington Abdala, embajador uruguayo ante la OEA envió un claro mensaje a Argentina y a otros países que no apoyaron la resolución que pide la “liberación inmediata” de opositores de Daniel Ortega.

"No termino de comprender los países que no entienden que la dictadura nicaragüense es de violencia extrema. ¿Qué se necesita para comprender que no se les está permitiendo a los candidatos ser libremente candidatos, que hay un pueblo desesperado clamando por libertad?, ¿qué pruebas hay que ofrecerles para que adhieran a un razonamiento que hacemos todos para enfrentar a este tipo de dictaduras?!", cuestionó Abdala.

Carlos Raimundi, embajador de Argentina ante la OEA, declaró que no vio pertinente acompañar la declaración aprobada por 26 miembros del bloque.

“Más allá de que podamos coincidir con algunos tramos del texto, no consideramos pertinente acompañar esta declaración, la consideramos improcedente y extemporánea por razones similares a las que emitimos en el comunicado con México el pasado 15 de junio. Punto”, justificó Raimundi.

Fue la segunda abstención de la Argentina en una votación en la OEA sobre Nicaragua. En junio, el gobierno de Alberto Fernández se abstuvo de respaldar una resolución similar, un voto que fuentes oficiales justificaron por el malestar en el oficialismo con la gestión de Luis Almagro al frente de la OEA y el papel del organismo en la región, y no como un intento de ofrecer un guiño al régimen de Ortega.

Según la resolución aprobada, Nicaragua no cumple con los criterios mínimos para realizar elecciones de conformidad con la Carta Democrática Interamericana, el instrumento regional de defensa de la institucionalidad, lo cual "debilita la credibilidad" de la votación prevista para el 7 de noviembre.

Estados Unidos y otros países han declarado que las elecciones de noviembre en Nicaragua “han perdido toda credibilidad” debido a la exclusión de partidos opositores y al encarcelamiento de varios líderes que pretendían disputarle el poder al presidente Daniel Ortega. En la contienda solo quedan partidos minoritarios y una alianza oficialista encabezada por el gobernante Frente Sandinista, que controla el Tribunal Electoral y todos los poderes del Estado.


Comentarios