Escucha esta nota aquí

La OEA y la OPS urgieron el miércoles a los países ricos a apoyar el "acceso equitativo" a las vacunas de covid-19, advirtiendo que toda medida de discriminación pone en riesgo el fin efectivo de la pandemia.

"Ningún país estará a salvo hasta que todos lo estén", señaló la Organización de los Estados Americanos (OEA) en una resolución aprobada por aclamación por su Consejo Permanente, que reúne a los 34 miembros activos del organismo.

La iniciativa, presentada por los países de la Comunidad del Caribe (Caricom), y copatrocinada por Argentina, México, Nicaragua, Panamá y Uruguay, además de otras naciones caribeñas y centroamericanas, destaca que una recuperación "sostenible" del virus en todo el planeta dependerá "de la disponibilidad y la distribución de vacunas para todos".

Los países americanos exhortaron a los productores de vacunas a actuar "de buena fe con la humanidad", especialmente con los países en desarrollo, para conceder licencias de patentes a laboratorios locales para acelerar la producción de vacunas.

Además, instaron a las instituciones financieras internacionales a dar financiamiento de bajo costo a todos los países en desarrollo "para ayudar a contener y suprimir la pandemia".

Y pidieron a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), organismo regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), seguir asistiendo en la superación de "restricciones de la oferta" de vacunas.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, también abogó por un "acceso justo y equitativo" a las vacunas.

"Debemos superar barreras estructurales que impiden que los más vulnerables sean inmunizados", dijo en rueda de prensa.

Etienne señaló que casi 63 millones de personas ya fueron vacunadas contra el covid-19 en el continente americano, la mayoría en los países del norte, pero recalcó que se necesitan al menos 700 millones para lograr inmunidad en la región.

La resolución de la OEA fue aprobada con un párrafo sobre la desigualdad actual: "Los países desarrollados, que representan menos de 15% de la población mundial, ya han comprado más de 50% de las vacunas candidatas más prometedoras".

La delegación de Canadá propuso, sin éxito, cambiar esa redacción por el reconocimiento de que "es escasa la capacidad para la fabricación de vacunas y de que se requerirá un esfuerzo colectivo y colaborativo para lograr la certeza de que el mundo tenga acceso a vacunas contra la covid-19".


Comentarios