Escucha esta nota aquí


La aparición en noviembre, en Sudáfrica, de la variante ómicron del covid-19 puso al mundo nuevamente en ascuas debido al alto nivel de contagio que se extendió casi por todo el planeta, obligando a los países a tomar nuevamente medidas de confinamiento y restricciones luego de un tiempo de relativa calma de la pandemia del nuevo coronavirus.

Las economías de la gran mayoría de los países que de a poco se iban recuperando después de un 2020 aciago debido a la aparición en China, a fines de 2019 del covid, y que se extendió rápidamente por casi todo el planeta, nuevamente han tenido una recaída por la aparición de la variante y que ha obligado a tomar a muchos gobiernos medidas de restricción y confinamientos.

Empezando desde Alemania, la mayor economía de Europa, pasando por Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal, Dinamarca y otros países, volvieron a tomar medidas restrictivas este fin de año para paliar la pandemia que amenaza con arreciar a pesar de las campañas de vacunación que se están llevando a cabo.

Mortandad

La pandemia de nuevo coronavirus ha provocado 5,4 millones de muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019, según un balance establecido a mediados de diciembre a partir de fuentes oficiales.

Desde el comienzo de la epidemia más de 73.462.340 personas contrajeron la enfermedad. De ellas al menos 47.202.800 se recuperaron, según las autoridades.

En la actualidad se registra un promedio de más de 13.000 fallecidos por día. Los países que más fallecidos registraron, según los últimos balances diarios, son Estados Unidos con 2.813, Brasil (964) y Alemania (952).

Raudo avance

“Ómicron se está volviendo, o ya se volvió, dominante en varios países, incluyendo a Dinamarca, Portugal y Reino Unido, donde las cifras se duplican cada día y medio a tres días, con tasas de transmisión inéditas”, declaró el doctor Hans Kluge, director de la OMS para Europa.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió contra la ilusión de que bastaría con administrar dosis de refuerzo para superar la pandemia de covid-19.

El carácter altamente infeccioso de esta nueva variante puede neutralizar su aparente menor gravedad, observada primeramente en Sudáfrica y ahora reforzada por dos estudios británicos realizados en Escocia e Inglaterra.

Estos estudios señalan que los infectados por ómicron tienen menos probabilidades de terminar hospitalizados que los contagiados por delta.


Comentarios