Escucha esta nota aquí

Bajo presión de sus principales contribuyentes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó parcialmente este viernes su plan de "tolerancia cero" con las agresiones sexuales, tras la revelación de que algunos de sus trabajadores cometieron abusos en la República Democrática del Congo (RDC).

"La OMS destinará una cifra inicial de 7,6 millones de dólares para reforzar inmediatamente su capacidad para evitar, detectar y responder a la explotación y agresiones sexuales en diez países con un perfil de riesgo más elevado", explicó la agencia de la ONU a la AFP.

Para ello, la OMS contratará a expertos en la materia y los enviará a Afganistán, Venezuela, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Etiopía, Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.

Una comisión de investigación independiente publicó el 28 de septiembre un informe devastador para la organización.

En ese documento se denunciaba que 21 trabajadores de la OMS en el momento de los hechos cometieron agresiones sexuales contra decenas de personas en la RDC durante la epidemia de Ébola entre 2018 y 2020.

Tras la revelación de esos abusos, varias decenas de países, entre ellos Estados Unidos y algunos de la Unión Europea, exigieron a la OMS un "compromiso total" contra estas agresiones, en un comunicado conjunto.

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, desveló el jueves el plan de acción a los países miembros.

La presentación del documento final tendrá lugar "en los próximos días", precisó una fuente de la OMS a la AFP.

El informe que reveló los abusos denunció "fallos estructurales" y "negligencias individuales".

El plan "presenta acciones inmediatas, a medio y largo plazo, para resolver los fallos identificados en el informe", indicó la OMS.

El documento enfatiza en varios aspectos para "mejorar la prevención de las víctimas" y "aumentar las responsabilidades individuales y de la dirección".

Un experto enviado a la RDC ​

El documento también tiene como objetivo "reformar la cultura de la OMS, sus estructuras y sus sistemas para crear una cultura interna en que la explotación y las agresiones sexuales no puedan producirse, en que no haya impunidad y exista tolerancia cero ante la inacción".

Según las primeras estimaciones, la organización deberá invertir 15 millones anuales para aplicar el plan.

Tras la publicación del polémico informe, la OMS rescindió los contratos de cuatro de sus 21 trabajadores directamente implicados. También suspendió los de dos altos cargos.

Ante la nueva epidemia de Ébola que afecta actualmente el este de la RDC, "hemos enviado a un experto en prevención de agresiones sexuales entre el equipo de 15 personas desplegadas en Beni", indicó el viernes la agencia de la ONU.

Comentarios