Escucha esta nota aquí

La ONG Human Rights Watch pidió este lunes a los gobiernos de Oriente Medio y el Norte de África (Mena) que prohíban los castigos corporales a los niños, una práctica común en la región

Más del 90% de los niños reciben un castigo físico al menos una vez al mes en Egipto, Marruecos y Túnez, mientras que la tasa más baja de la región (50%) se da en Catar, señala HRW en un informe.

En una región en la que la mitad de la población tiene menos de 24 años, la mayoría de los 19 países mencionados no tienen una legislación que prohíba los castigos violentos.

Al contrario, algunos países incluso tienen leyes que lo permiten, apunta la ONG.

"En muchos países de la región, la agresión es un delito cuando la víctima es un adulto, pero se permite como si fuera un acto 'educativo' cuando se trata de un niño", observa Ahmed Benchemsi, director de comunicaciones de HRW.

HRW recuerda que el castigo físico está prohibido por el derecho internacional y que todos los niños tienen derecho a la educación en un entorno no violento.

La organización pide el "fin inmediato" de los "castigos violentos" a los niños, asegurando que la prohibición de estas prácticas sería "enormemente beneficiosa para los niños y sus sociedades".

En todo el mundo, 62 países ya prohibieron el castigo corporal y otros 27 se comprometieron a hacerlo. En Oriente Medio solo Túnez e Israel tienen una legislación que lo prohíbe, indicó la ONG.

Comentarios