Escucha esta nota aquí

La ONU expresó ayer su “preocupación por la violencia y xenofobia” hacia inmigrantes en Chile tras una protesta contra extranjeros indocumentados en el norte del país el sábado.

En esa movilización, algunos de los 3.000 manifestantes congregados en la ciudad de Iquique, a 1.750 km al norte de Santiago, quemaron las pertenencias de los migrantes que acampaban en la calle, hechos que son investigados por la Fiscalía.

“Respetando la soberanía (de Chile), instamos a las autoridades y la población a actuar en el marco del respeto a los #DDHH (derechos humanos) y el derecho internacional humanitario”, señaló la ONU en su cuenta de Twitter.

“Reiteramos la voluntad de apoyar con asistencia técnica y colaborar en los esfuerzos de las autoridades nacionales y locales”, agregó.

La movilización estuvo plagada de banderas de Chile y carteles y gritos contra los migrantes irregulares, principalmente venezolanos, que desde hace años ingresan a Chile por pasos clandestinos desde Bolivia, cruzando la cordillera de los Andes y el desierto de Atacama.

El representante especial conjunto de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para los refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein, expresó en una carta publicada en las redes sociales su “tristeza y consternación” por los hechos “de odio, intolerancia y xenofobia” en Iquique, que “son sumamente preocupantes”.

“Estos actos de intolerancia van contra el espíritu solidario, de acogida y respeto por los derechos fundamentales que el pueblo y el Gobierno de Chile han demostrado históricamente, recibiendo a los venezolanos y venezolanas con generosidad, de la misma manera que, en el pasado, el pueblo venezolano abriera sus puertas a un gran número de refugiados y migrantes chilenos”, afirmó Stein.

Un día antes de la protesta, la Policía chilena desalojó a centenares de migrantes venezolanos que acampaban desde hace un año en una plaza de Iquique.

Condena de Piñera

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, condenó ayer la “brutal agresión” que sufrieron inmigrantes, principalmente venezolanos, durante una protesta contra extranjeros indocumentados en el norte del país el sábado.

Condenamos categóricamente la brutal agresión que una turba descontrolada cometió contra un grupo de migrantes irregulares de origen venezolano. Estamos haciendo todo lo necesario para que ese crimen no quede impune”, dijo Piñera en un comunicado.

Las declaraciones de Piñera, quien cumple una visita a Uruguay, fueron divulgadas por su despacho después de que la ONU expresara su “preocupación por la violencia y xenofobia” hacia los inmigrantes en la protesta en la ciudad norteña de Iquique.

En esa movilización, algunos de los 3.000 manifestantes quemaron las pertenencias de los migrantes que acampaban en la calle, hechos que son investigados por la Fiscalía.

El Gobierno chileno endureció este año su política migratoria, otrora solidaria y receptiva en medio de una mayor hostilidad hacia los migrantes por parte de la población.

LA CIDH CONDENA LA UTILIZACIÓN EXCESIVA DE LA FUERZA EN CONTRA DE LOS MIGRANTES EN MÉXICO

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó ayer el uso excesivo de la fuerza contra migrantes en el sur de México y urgió al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador a investigar lo ocurrido y tomar medidas para evitar que se repita.

La CIDH, un ente de la OEA, pidió también reparación para las víctimas de violencia contra caravanas migrantes, registrada en el estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, entre fines de agosto y principios de septiembre.

“A fin de impedir su paso hacia la frontera Norte del país, el Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional (INM), en contravención de los estándares interamericanos en la materia, utilizaron la fuerza en los operativos de control migratorio”, indicó la CIDH en un comunicado, citando videos de redes sociales.

Señaló que en los operativos se reportaron “agresiones y golpes” contra los caminantes sin que estos pudieran defenderse, y que estuvieron involucrados miembros del Ejército y de los Grupos Beta del INM.

Para saber

La protesta en Iquique

La protesta estuvo marcada por carteles y gritos contra los migrantes irregulares, principalmente venezolanos, que desde hace años ingresan a Chile por pasos clandestinos desde Bolivia, cruzando la cordillera de los Andes y el desierto de Atacama.

Ilegales

Los ingresos de personas a Chile por pasos clandestinos suman 23.673 hasta julio, casi 7.000 más que en todo 2020, según un informe del Servicio Jesuita a Migrantes. Desde 2014, casi 500.000 venezolanos se afincaron en Chile.

Comentarios