Escucha esta nota aquí

La oposición venezolana denunció este lunes el arresto de un dirigente muy cercano a Juan Guaidó, quien por su parte dijo haber sido "secuestrado momentáneamente" por funcionarios de seguridad en su residencia en Caracas.

El despacho del líder opositor publicó videos en los que efectivos con chalecos antibalas y armas largas apuntaban a su auto y trataban de abrir las puertas. "¡Bájate!", gritaban, según la grabación. Afuera del edificio de Guaidó había un grupo de presuntos funcionarios con gorras de la Dirección de Inteligencia y Estrategia (DIE) de la Policía Nacional, constató la AFP.

"Interceptaron nuestro vehículo, minutos después que lo hayan hecho con Freddy Guevara, que se mantiene desaparecido en este momento", dijo Guaidó a periodistas luego de que el grupo que lo retuvo se retirara. "Entraron a nuestra residencia sin ningún tipo de orden, sin ningún tipo de identificación, apuntando con armas largas, accionaron un explosivo dentro del sótano de nuestro edificio, que aún no sabemos qué tipo de explosivo fue".

"No hay orden de detención, lo que hicieron fue hostigamiento, amenazas", añadió.

Guevara, que fue diputado del Parlamento que presidía Guaidó y que ya fue detenido en el pasado, fue trasladado a la sede de los servicios de inteligencia, según informó el despacho de Guaidó.

El dirigente publicó en redes sociales desde el interior de su auto, cuando fue interceptado por supuestos efectivos en una autopista de Caracas. 

"Pa'lante, fuerza, un saludo a mi familia, lamento mucho que vayan a pasar por este sufrimiento, espero que sea breve", dijo Guevara en una transmisión en vivo.

La AFP consultó al fiscal general sobre la posible detención y los cargos que se le imputan, pero respondió que no ofrecería declaraciones al respecto.

"No nos van a intimidar" 

El gobierno ha vinculado a Guevara y a su padre político Leopoldo López con los enfrentamientos violentos de la semana pasada en una barriada caraqueña, que dejaron al menos 26 muertos.

Guevara, exlíder estudiantil de 35 años, fue acusado de incentivar la violencia en protestas que buscaban la salida de Maduro y dejaron unos 125 muertos entre abril y julio de 2017. Tras la autorización de enjuiciarlo, se refugió en la embajada de Chile hasta que Maduro lo indultó y salió en libertad en septiembre del año pasado.

Su detención se produce en momentos en que la oposición y el gobierno buscan sentarse para retomar negociaciones, a pocos meses de celebrarse elecciones regionales en el país.

Comentarios