Escucha esta nota aquí

Nicaragua, gobernada hace 14 años por la ex guerrilla sandinista, celebrará hoy elecciones generales, donde el presidente Daniel Ortega buscará un cuarto mandato consecutivo, sin competencia y bajo sanciones de la comunidad internacional.

Tres años y medio después de las protestas que exigían su renuncia y cuya represión dejó más de 300 muertos, Ortega, de 75 años, tiene seguro otro gobierno de cinco años con su esposa, Rosario Murillo (70), a quien llama “copresidenta”, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda).

Se enfrenta a cinco candidatos desconocidos y señalados de colaborar con el Gobierno, tras el arresto de siete aspirantes presidenciales y la anulación de tres partidos opositores, en una ofensiva que desde junio encarceló a 40 políticos, empresarios, campesinos, estudiantes y periodistas.

Unos 4,3 millones de nicaragüenses están llamados a votar -también elegirán a 90 diputados-, y según un sondeo de Cid-Gallup el 65% habría votado por un opositor y 19% por Ortega, aunque la encuestadora progobierno M&R afirma que un 70,7% votará por el FSLN.

Las crisis de 2018... y 2021

En 2018, el Gobierno de Ortega enfrentó protestas que fueron apagadas con una represión que dejó más de 300 muertos, miles de exiliados y más de un centenar de personas que aún están detenidas, según organismos de derechos humanos.

En 2021, bajo cargos de complotar contra el Gobierno con el apoyo de Washington, el sandinismo detiene a opositores, entre ellos siete posibles rivales de Ortega, como Cristiana Chamorro, hija de Violeta.

Las acciones contra la oposición desencadenaron condenas de la comunidad internacional y llamados a liberar a los presos y convocar a elecciones libres.

“Farsa” electoral

EEUU considera que Nicaragua consolidará una “dictadura” con el previsible triunfo de Daniel Ortega en elecciones que son “una farsa”, y que se necesitará todo el peso legal y diplomático para restaurar la vía democrática.

“Ortega y su esposa y vicepresidenta están tramando elecciones sin oposición que no les otorgarán un mandato democrático”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica, Brian Nichols.

Junto a su mensaje en Twitter, publicó un video en el que nicaragüenses como el periodista Carlo Fernando Chamorro, en el exilio en Costa Rica, la activista Bianca Jagger y Berta Valle, esposa del encarcelado aspirante presidencial Félix Maradiaga, denunciaron un “estado de terror” en el país.

EEUU hace un llamado “a liberar inmediata e incondicionalmente” a todos los opositores bajo arresto, señaló la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Jalina Porter.

El Gobierno de Joe Biden dijo que trabajará para incrementar la presión sobre Ortega junto a países afines, como Canadá, la Unión Europea y socios latinoamericanos y caribeños.

“Estas elecciones no tendrán credibilidad, son una farsa”, argumentó Patrick Ventrell, director de Asuntos Centroamericanos en el Departamento de Estado.

Más de 30.000 policías y militares resguardarán 13.459 mesas electorales que abrirán a las 7:00 locales y cerrarán 11 horas después.

El Gobierno no aceptó observación internacional, solo “acompañantes invitados”. El resultado se sabrá la misma noche.

Comentarios