Escucha esta nota aquí

El gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua confirmó el martes que las próximas elecciones generales se celebrarán el 7 de noviembre de 2021 y anunció una ampliación del plazo para la legalización de los partidos políticos participantes.

La decisión está plasmada en una resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE) aprobada el lunes y recién publicada en el diario oficial La Gaceta.

La resolución señala que la actual pandemia del coronavirus ha limitado los procesos de certificación de personalidad jurídica (estatus legal) de las organizaciones políticas, requisito para participar en procesos electorales. Por lo tanto, "resuelve ampliar el plazo para la obtención de personalidad jurídica hasta cumplirse todos los requisitos en un máximo de 5 meses antes del día en que se celebren las próximas elecciones de autoridades nacionales el 7 de noviembre de 2021”, indicó.

Políticos opositores rechazaron la disposición del CSE por considerar que tal medida implica una reforma de facto a la Ley Electoral, lo cual es potestad exclusiva del Parlamento. Es un "procedimiento nulo y viciado” porque la Ley Electoral solamente puede ser modificada mediante una reforma parcial a la Constitución Política, dijo el abogado y dirigente opositor José Pallais.

Tras la revuelta social que estalló en abril de 2018 y que dejó cientos de muertos, heridos y detenidos por la policía, la oposición exigió a Ortega adelantar los comicios por considerar que su gobierno no era democrático y debía abandonar el cargo. Él rechazó esos reclamos.

El exguerrillero de 74 años, que gobernó por primera vez en la década de 1980, regresó al poder mediante elecciones en 2007. Volvió a postularse dos veces más (2011 y 2016) y fue declarado ganador en medio de denuncias de fraude electoral.

El analista Eliseo Núñez dijo a un medio digital independiente que la resolución del CSE, controlado por magistrados allegados a Ortega, podría ser "una carnada” para que los partidos de la opositora Coalición Nacional abandonen esa alianza, formada el 25 de junio pasado, y busquen inscripciones individuales, lo cual dividiría el voto antisandinista.

En el mismo sentido, el disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS, centroizquierda) emitió un comunicado "rechazando” la resolución del CSE, a la que calificó como "migajas” y "una burla” a quienes han demandado "elecciones limpias, transparentes, competitivas y adelantadas”.

Reanudan vuelos comerciales pese a pandemia

Mientras tanto, el gobierno anunció que se encuentra "preparado” para reanudar las operaciones de vuelos comerciales en el aeropuerto internacional "Sandino” de Managua, cerrado desde el 28 de abril, debido a la pandemia de coronavirus.

Se indicó que se pedirá a los viajeros una constancia de prueba negativa del Covid-19 realizada 72 horas antes de ingresar a Nicaragua, y se rechazará a aquellos extranjeros que presenten fiebre o síntomas respiratorios. Además, los aviones serán fumigados.

El gobierno de Ortega ha sido cuestionado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por no tomar medidas de distanciamiento social y por promover aglomeraciones y actos masivos.

La decisión se toma pese a que el Ministerio de Salud reportó hoy nuevas muertes y contagios, elevando a 99 los decesos y a 3.147 la cifra de infectados. Estos datos difieren de los del independiente Observatorio Ciudadano, que hasta el 8 de julio registraba 2.225 muertes y más de 7,893 contagios en el país.

Según las autoridades nicaragüenses, un total de 2.282 personas se han recuperado tras padecer de COVID-19, desde marzo pasado.