Escucha esta nota aquí

Son muchos los padres que optan por castigar a sus hijos sin celular y a realizar tareas domésticas cuando se portan mal. Esta vez un padre en China ha castigado a su hijo no por mala conducta, sino por su adicción al teléfono que le impedía hacer frente a sus estudios, un problema que cada vez es más recurrente en la sociedad. 

Lo que nunca se hubiera imaginado el padre es que su hijo adolescente de 14 años se escaparía de casa y lo denunciaría a la policía por "trabajo infantil ilegal", por haberle impuesto uno de los castigos más frecuentes entre los padres, según el reporte de La Vanguardia, de España.

Los agentes de la policía se presentaron en casa del hombre en Ma'anshan, en la provincia china de Anhui, para detener al hombre. Cuando llegaron el padre no se podía creer que su hijo le hubiera denunciado. Una vez salió de su asombro explicó lo ocurrido a los policías que entendieron la situación.

Tras la explicación del padre, los agentes no dieron por válida la denuncia del adolescente, ya que las leyes en China, como en mucho países, no entienden las tareas del hogar como “trabajo infantil ilegal”, tal y como había interpuesto el menor. 

Ante tal escena, la Policía local insistió seriamente al padre que tenía que centrarse más en la disciplina de su hijo, ya que la denuncia que había interpuesto era muy grave y podría haberlo llevado de cabeza a la cárcel. 

Además, los agentes apoyaron al padre en su decisión de quitarle el celular al adolescente debido a su adicción, es más, insistieron en que debería ser durante un largo periodo de tiempo, para que el joven aprendiera disciplina.

Sin embargo, el joven que se enfureció por las sugerencias de los agentes respondió impertinente: "¿De verdad crees que sólo tengo un celular? Qué ingenuo", según han explicado los medios locales.

Tomado de: La Vanguardia

Comentarios