Escucha esta nota aquí

La pandemia de Covid-19 es responsable de un aumento del número de muertos por la malaria en 2020, aunque el peor escenario se pudo evitar gracias a las autoridades sanitarias.

"Pese a las restricciones y las perturbaciones ligadas a la pandemia de Covid-19, los países donde la malaria es endémica lograron evitar el peor escenario que muchos, incluido la OMS, habían previsto. Y eso es un mensaje muy positivo", subrayó el doctor Pedro Alonso, director del programa sobre la malaria en el organismo mundial de la salud.

Sin embargo, al interrumpir los programas de prevención, detección y atención de la enfermedad, la pandemia es responsable de 47.000 de las 69.000 muertes adicionales de 2020.

En total, la enfermedad afectó a 241 millones de personas en todo el mundo el año pasado, 14 millones más que en 2019. Un total de 627.000 personas han muerto.

Transmitida por mosquitos, el parásito que da la enfermedad provoca fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y escalofríos.

Si no se trata a tiempo, la malaria, en particular el parásito que la causa en África (el Psalmodium falciparum), puede ser mortal.

Si bien se han realizado progresos que permiten a muchos países esperar la pronta erradicación de la enfermedad, no puede decirse lo mismo del África subsahariana, donde, por el contrario, la situación está empeorando, señala la OMS en su informe.

África concentra un 95% de los casos de malaria del mundo y 96% de sus muertos. El 80% de los muertos son niños menores de 5 años.

Las infecciones han aumentado en 15 millones de casos entre 2019 y 2020 y llegaron a 228 millones. El número de muertos también aumentó y pasó de 534.000 a 602.000 en un año.

"Creo que estamos al borde de una posible crisis de malaria", advirtió Alonso, que pidió una nueva movilización contra lo que sigue siendo "un enorme problema de salud pública mundial y que hay que abordar de frente, con los países donde la enfermedad sigue siendo endémica".

En 2021, China y El Salvador erradicaron totalmente la enfermedad. Y entre 2000 y 2020, un total de 23 países no registraron ni un solo caso local en tres años.

Vacuna 

Otra buena noticia: la junta directiva de la Alianza para las Vacunas (Gavi) dio luz verde la semana pasada a un programa para inmunizar a los niños contra la malaria en el África subsahariana y liberó una cantidad inicial de 155,7 millones de dólares, según un comunicado de la organización.

Desde 2019, tres países de África subsahariana (Gana, Kenia y Malaui) empezaron a introducir la vacuna "RTS,S" en regiones seleccionadas donde la transmisión del paludismo es moderada o severa.

Dos años después del inicio de la primera prueba a gran escala del mundo, se han administrado 2,3 millones de dosis de la vacuna.

Fabricada por el gigante farmacéutico británico GSK, "RTS,S" es la primera y única vacuna que ha demostrado hasta ahora su eficacia para reducir significativamente el número de casos de malaria, incluida la malaria grave y potencialmente mortal, en los niños.


Comentarios