Escucha esta nota aquí

El papa Francisco mantuvo este jueves una reunión de una hora en el Vaticano con el presidente chileno, Sebastián Piñera, durante la cual hablaron de justicia social, derechos humanos y constituyente.

Durante las conversaciones se abordó "el compromiso común en favor de la paz, la justicia social, la protección de los pobres, los marginados y las personas más vulnerables", subrayó en un comunicado la Santa Sede.

Se trata de la segunda reunión a solas en el Vaticano del mandatario conservador chileno con el papa argentino, después de la celebrada el 13 de octubre de 2018, que estuvo marcada por la grave crisis en la Iglesia chilena tras los escándalos por la pederastia de los curas.

El mandatario sudamericano fue recibido en el palacio pontificio, tras lo cual se reunió con el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

Francisco, que suele ser muy atento a los asuntos de América Latina, abordó el delicado tema de los trabajos de la Convención Constituyente para reemplazar la actual Constitución, heredada de la era del dictador Augusto Pinochet.

"Se habló de la situación interna del país, prestando especial atención al desarrollo socioeconómico, al proceso de reforma de la Constitución y a las relaciones con la Iglesia católica", precisó la nota vaticana.

La visita del presidente coincide con el nombramiento la víspera por parte del papa Francisco del sacerdote chileno Andrés Ferrada Moreira como nuevo secretario de la Congregación para el Clero.

Ferrada fue una de las víctimas que denunció los abusos del influyente cura pederasta Fernando Karadima y en 2018 fue alojado unos días por el papa en el Vaticano como gesto de solidaridad.

Pospandemia y cambio climático

El jefe de Estado chileno, que abandonará el poder en marzo del 2022, celebra una gira por Europa para impulsar la modernización de un acuerdo internacional para la prevención de futuras pandemias y apoya la agenda para combatir el cambio climático, temas que resultan entre las mayores preocupaciones del pontífice.

"Se manifestó el deseo de una colaboración serena, habida cuenta de la contribución que (la iglesia, ndlr) ofrece al bien de toda la población en los ámbitos caritativo, educativo y social, especialmente en este período crítico de la pandemia", subraya el comunicado de la Santa Sede.

"Las conversaciones también permitieron intercambiar puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y regional y a la promoción de la paz y de los derechos humanos en el mundo", concluye el comunicado.

"Hoy tuve la oportunidad de tener una conversación muy personal, muy profunda y muy extensa con el santo padre", comentó por su parte el presidente chileno a la salida del encuentro.

"El respeto a los derechos humanos de todos, el valor de la familia, el valor de cuidar y proteger nuestro medioambiente, el valor de la solidaridad son valores fundamentales para el Chile que todos juntos queremos construir", reiteró el mandatario.

Durante el encuentro, celebrado como es tradición en la biblioteca papal, el presidente sudamericano le regaló al pontífice un tablero de ajedrez realizado con combarbalita, una roca semipreciosa de Chile, mientras el pontífice le obsequió una imagen de San Pedro y todos sus escritos como pontífice.

La víspera Piñera fue recibido por el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, así como por el jefe de gobierno, Mario Draghi, con quienes discutió también sobre la recuperación económica pospandemia y el cambio climático.
Piñera inició la gira por Europa el lunes en Francia, seguida por España e Italia, la cual se concluye el viernes en Gran Bretaña.

Francisco visitó Chile de 15 al 18 de enero del 2018, considerada una de las giras más delicadas de su pontificado.


Comentarios