Escucha esta nota aquí

El gobierno francés anunció la noche del domingo que París y tres departamentos de su región, Isla de Francia, han sido declarados "zonas de alerta máxima", anunciándose medidas muy restrictivas para bares y restaurantes.

Desde hace semanas, Francia está dividida en tres zonas sanitarias, de alerta, alerta reforzada y alerta máxima.

Hasta ayer, solo dos zonas francesas vivían en estado de alerta máxima: Marsella y su región, y la Guadalupe, territorio de ultramar. En estas zonas, la incidencia del Covid-19 es superior a los 250 casos por cada 100.000 habitantes.

A partir del martes, los bares de París y buena parte de su periferia deberán cerrar totalmente.

El gobierno y el gremio de la hostelería negocian un protocolo especial, para permitir que los restaurantes permanezcan total o parcialmente abiertos, en unas condiciones sanitarias muy restrictivas.

El conjunto de las medidas del estado de alerta máxima, en París y parte de su región, se irán precisando a lo largo del lunes, desde distintos ministerios.

-Prohibición de reuniones de más de 1.000 personas.

-Prohibición de celebración de grandes acontecimientos.

-Prohibición de reuniones de más de 10 personas en espacios públicos.

-Cierre de gimnasios y espacios deportivos.

-Cierre de salas de fiestas y reuniones públicas.

-"Fomento" del tele trabajo "en la medida de lo posible".

El estado de alerta máxima, en París, deberá recortar esas medidas. Con el estado de alerta máxima, se tomarán nuevas medidas de este tipo: cierre de todos los establecimientos públicos, donde no existan protocolos sanitarios particulares. Medidas de control «muy rigurosas» en todo tipo de comercios. (ABC)