Escucha esta nota aquí

El Congreso argentino convirtió en ley un proyecto que declara de interés público la investigación, desarrollo, fabricación y adquisición de las vacunas contra el nuevo coronavirus en una sesión doble en el Senado que comenzó el jueves y terminó este viernes.

La iniciativa, que ya tenía el visto bueno de la Cámara de Diputados, fue aprobada por 56 senadores, 40 oficialistas y 16 opositores, en tanto 12 legisladores votaron en contra.

"A través de este proyecto, queremos establecer condiciones para la compra de vacunas generando normativas necesarias que nos permitan obtenerlas con mayor celeridad para solucionar el problema de inmunidad en nuestro país", dijo el senador oficialista José Neder, vicepresidente de la comisión de Salud. 

"Las empresas de la industria farmacéutica, que es sumamente compleja, pidieron requisitos que son excepcionales en un contexto de emergencia. De ninguna manera es un cheque en blanco", afirmó Neder ya que los contratos deben pasar por la Sindicatura General de la Nación y las comisiones de Salud del Congreso. 

Entre otros puntos, la ley contempla la flexibilización del marco legal, "herramienta necesaria en razón de la emergencia que estamos atravesando", dijo Neder.

El titular de la comisión de Salud, el opositor Mario Fad, advirtió que algunos artículos "generan muchas dudas e incertidumbres" y pidió aclarar en la reglamentación algunas imprecisiones del texto. "Estamos ante un proyecto que consagra excepciones y que seguramente no lo admitiríamos en otras situaciones que no fueran las de la pandemia", admitió.

La norma faculta al Poder Ejecutivo a incluir en los contratos de compra de vacunas contra el covid-19 cláusulas que atribuyan competencia a tribunales arbitrales y judiciales extranjeros y renunciar a "oponer la defensa de inmunidad soberana" exclusivamente para estos casos.

Autoriza además a incluir cláusulas de indemnidad patrimonial respecto de indemnizaciones relacionadas con y en favor de quien participe en algún punto del desarrollo de las vacunas, salvo en caso de maniobras fraudulentas, conductas maliciosas o negligencia.

Argentina participa en pruebas de voluntarios en la fase 3 del proyecto de vacuna del grupo chino Sinopharm, y la de los laboratorios alemán BioNTech y estadounidense Pfizer.

Además, junto a México, Argentina acordó que producirá millones de dosis de la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford con la farmacéutica británica AstraZeneca para su distribución en América Latina, en caso de que supere la fase 3.

Con 44 millones de habitantes, Argentina acumula hasta este viernes casi 1,2 millón de casos de covid-19 y más de 30.000 muertes.