Escucha esta nota aquí

El Parlamento francés adoptó por unanimidad, este martes, el proyecto de ley que prevé conceder 15 días de permiso por duelo a los padres que han perdido un hijo.

El texto fue adoptado por aclamación con el apoyo del conjunto de los grupos, en una atmósfera impregnada por la emoción y con algunas lágrimas. La votación fue acogida con aplausos de pie.

La muerte de un hijo es "una tragedia sin parangón" y hay que acompañar "lo mejor posible" a las familias, aunque "nunca será del tamaño del drama que se vive", dijo la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, quien agregó que este asunto "adquiere una nueva dimensión" en el contexto de la pandemia del nuevo coronavirus.

El texto amplía los cinco días actuales de permiso previstos en el Código de Trabajo a siete y crea un "permiso de duelo" de otros ocho días fraccionable, que asumirá la Seguridad Social. Este permiso se amplía a los trabajadores independientes y a los funcionarios.

Asimismo, se concederá una asignación a las familias en caso de la muerte de un niño a cargo, cuyo monto será determinado por decreto.