Escucha esta nota aquí

Al 92,62% del recuento oficial de los votos Pedro Castillo aventaja a Fujimori en una final de infarto. El maestro rural y sindicalista ahora tiene el 50,076% de los votos, mientras que la hija del expresidente Alberto Fujimori ostenta el 49,924%.

Hasta el mediodía se seguían esperando los votos de las zonas rural, selvática y del exterior, claves para definir esta elección que ha polarizado al país en plena pandemia, recesión y sumido en una grave crisis política.

"Solamente el pueblo va salvar al pueblo. Atentos no caigamos en ninguna provocación [...], les pido mesura" dijo, este lunes en la mañana, Castillo a sus seguidores en su reducto de Cajamarca, a más de 900 km al norte de Lima, adonde viajará para esperar el resultado del balotaje.

Fujimori, de 46 años, que no se ha pronunciado sobre las primeras cifras oficiales, había comentado que los resultados de boca de urna debían ser tomados con "prudencia" porque el margen de diferencia era "pequeño".

La noche del domingo, el primer escrutinio oficial del 42% de las mesas provocó estallidos de júbilo en distritos acomodados de Lima, como Miraflores, donde la gente salió a las ventanas de sus viviendas a celebrar la victoria parcial de Fujimori (en ese momento por casi seis puntos), constató un periodista de la AFP.

¿Un conteo rápido infalible?

Tras el cierre de los centros electorales el domingo, un sondeo a boca de urna de la firma Ipsos había dado ventaja a Fujimori de 50,3% sobre el 49,7% de su rival, pero después un conteo rápido de votos de la misma encuestadora arrojó un resultado inverso, con 50,2% para el maestro de escuela rural y 49,8% para la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori.

El conteo rápido, que tiene un margen de error de 1%, "nunca se ha equivocado" en las elecciones presidenciales peruanas, destacó Fernando Tuesta, exjefe de la ONPE. 

La ONPE siempre entrega en sus primeros reportes resultados de zonas urbanas y el porcentaje faltante, que demora en ser escrutado, proviene de zonas rurales, selváticas y del extranjero.

Si no hay contratiempos, este lunes los resultados pueden alcanzar niveles irreversibles, pero no se descartan impugnaciones de votos, lo que retrasaría la definición en caso de una estrecha diferencia. 

Una misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) está en Perú vigilando los comicios, al mando de Rubén Ramírez, excanciller de Paraguay, y ha respaldado hasta ahora la labor de las autoridades electorales peruanas.


Comentarios