Escucha esta nota aquí

Los peruanos, que han tenido cuatro presidentes desde 2018, eligen hoy a su nuevo mandatario entre Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, y el izquierdista Pedro Castillo, de Perú Libre, en un balotaje que genera polarización y temores.

Cualquiera que gane tendrá que buscar acuerdos en un Congreso fragmentado para evitar que persista la inestabilidad del último quinquenio, que provocó la sucesión de tres presidentes en cinco días en noviembre de 2020 y al menos 5 mandatarios en el periodo constitucional.

Con ciudades a lo largo del país empapeladas de propaganda política, los electores confrontan sus bajas expectativas en el próximo mandatario.

Los candidatos

El maestro de escuela rural y la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori cerraron sus campañas el jueves en Lima con mitines con cientos de seguidores amontonados, mientras la pandemia no da tregua a Perú. Esta semana, el país pasó a tener la mayor tasa de mortalidad por Covid-19 del mundo.

Keiko Fujimori, de 46 años, defiende la continuidad del modelo neoliberal que instauró su padre (1990-2000), mientras Castillo, de 51, aboga por un activo papel económico del Estado en la economía y habla de nacionalización de empresas privadas.

Ambos han encabezado esta semana bulliciosos y coloridos mitines en diferentes ciudades buscando captar votos de los indecisos, que bordeaban el 18% en los últimos sondeos.

Tras una campaña marcada por la exacerbación de los miedos, para muchos se trata de escoger “el mal menor” entre dos candidatos que en conjunto recibieron el 32% de los votos en la primera vuelta electoral, el 11 de abril.

Las propuestas

Castillo propone cambiar la Constitución y el modelo por una “economía popular con mercados que acepta la participación de empresas privadas bajo condiciones que beneficien “al pueblo”.

Sostiene que el Estado debe ser nacionalizador, soberano y sin deuda externa, por lo que revisarán, renegociarán o anularán los contratos con empresas transnacionales. El objetivo es que el 80% de las utilidades queden para el Estado.

También fijó como meta aumentar el gasto en educación a un 10% del PIB, eliminar gradualmente el sistema de fondos privados de pensiones, impulsar la actividad agrícola, entregar créditos a las pequeñas y medianas empresas, comprarles la deuda a las personas más afectadas por la crisis y generar 100.000 empleos para los jóvenes este año.

Fujimori, por su parte, propone desarrollar una “verdadera economía social de mercado” manteniendo los pilares del sistema económico vigente, pero incorporando algunas medidas para responder a demandas de los sectores excluidos del desarrollo.

“En los primeros años se implementará una política para poder endeudarnos”, dijo Fujimori.

Con el objetivo de captar los votos de los indecisos, ambos candidatos han hecho nuevas propuestas. Castillo dijo que si gana, vacunará a los mayores de 18 años hasta el 31 de diciembre, el desarrollo de la ciencia contará con una partida económica del 2% del PBI y las importaciones estarán prohibidas.

Además, resaltó la necesidad de implementar 1.000 camas UCI a fin de atender a quienes las necesitan y equipar las postas de salud.

Fujimori ahora propone entregar el Bono Oxígeno de 10.000 soles ($us 2.500) a cada familia que haya perdido algún integrante a causa del Covid-19, duplicará el monto de Pensión 65, repartirá el 40% del canon minero entre la población y efectuarán 70.000 pruebas moleculares al día. Por último, afirmó que se construirán 100 plantas de oxígeno en todo el país y se distribuirán 10.000 concentradores de oxígeno.

En una nación donde el líder es más importante que la ideología, no se trata de una mera disputa entre la derecha y la izquierda, sino también entre la capital y las provincias.

Así llegan ambos candidatos virtualmente empatados, esperando que un alto porcentaje de los más de 25 millones de ciudadanos convocados a las urnas, un millón de estos en el exterior, los apoyen con su voto.

Los primeros resultados oficiales se conocerán hacia las 23:00 locales del domingo.

Comentarios