Escucha esta nota aquí

Los archivos de la Casa Blanca del día de la toma del Capitolio de Estados Unidos muestran una brecha de casi ocho horas en los registros telefónicos del entonces presidente Donald Trump, informaron el martes medios estadounidenses. 

La pausa de 457 minutos, desde las 11:17 hasta las 18:54 del 6 de enero de 2021, incluye el período en que el edificio del Capitolio fue asaltado por una turba violenta de partidarios de Trump, según documentos obtenidos por The Washington Post y la cadena CBS. 

Los Archivos Nacionales, la agencia gubernamental que guarda los documentos presidenciales, entregó 11 páginas de registros de llamadas de la central telefónica y otros registros al comité especial del Congreso que investiga el asalto.

Muestran que Trump tuvo llamadas con al menos ocho personas en la mañana del ataque y 11 personas esa noche. 

Pero ha habido muchos reportes sobre conversaciones telefónicas que Trump tuvo con aliados en el Congreso durante los disturbios que no aparecen en el registro. 

Los investigadores están averiguando si Trump usó canales secundarios no oficiales, como "teléfonos desechables", teléfonos celulares prepagos baratos y difíciles de rastrear diseñados para desecharse después de su uso. 

Un miembro anónimo del panel le dijo al Post que el comité está investigando un "posible encubrimiento" del registro de la Casa Blanca. 

Los documentos muestran que el exestratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, quien les dijo a los oyentes de su podcast el día antes del ataque que "mañana se desatará el infierno", habló con Trump dos veces el 6 de enero. 

Bannon fue acusado formalmente el año pasado por el Departamento de Justicia por negarse a cooperar con el comité del Congreso. 

La revista Rolling Stone informó en noviembre pasado que los organizadores del mitin "Stop the Steal" (Paren el robo, en alusión a las elecciones presidenciales de 2020) supuestamente se comunicaron con miembros de alto rango del círculo íntimo de Trump antes del asalto, usando teléfonos desechables. 

Estas personas incluían al hijo del expresidente, Eric Trump, a su nuera y exfuncionaria de campaña, Lara Trump, y al entonces jefe de gabinete, Mark Meadows. 

"No tengo idea de qué es un teléfono desechable, que yo sepa, nunca he escuchado el término", dijo Trump en un comunicado al Post. 

La Ley de Registros Presidenciales requiere que se conserven las comunicaciones escritas relacionadas con los deberes oficiales del presidente, como correos electrónicos, memorandos y el registro diario de sus llamadas telefónicas. 

Trump perdió su intento el mes pasado de impedir que los Archivos publicaran registros de visitantes, borradores de discursos y otros documentos de la Casa Blanca al comité de la Cámara de Representantes que investiga los disturbios.

Algunos de los documentos entregados habían sido "rotos por el expresidente Trump" y pegados nuevamente, revelaron los Archivos, y agregaron que también habían recibido una serie de registros que aún estaban rotos en pedazos. 

El comité especial de la Cámara de Representantes no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.


Comentarios