Escucha esta nota aquí

El PIB de Perú registró una caída histórica de 40,49% interanual en abril por la semiparálisis de su economía causada por el drástico confinamiento impuesto por la pandemia del coronavirus, informó este lunes el gobierno.

Con esta caída "la producción nacional en el período enero-abril de 2020 disminuyó en 13,10% y durante los últimos 12 meses, mayo 2019-abril 2020, en -2,63%", indicó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

La economía peruana, que en la última década tenía de las más altas tasas de crecimiento en América Latina, ya había encajado una contracción en marzo cuando retrocedió 16,26% por la emergencia sanitaria y confinamiento vigentes desde el 16 de marzo.

El INEI señaló que la disminución de 40,49% en abril "expresa el desempeño negativo de la mayoría de sectores productivos, incidiendo principalmente comercio, manufactura, construcción, minería e hidrocarburos, transporte, alojamiento y restaurantes y servicios prestados a empresas". 

"La contracción de la producción nacional es debido a los efectos de la declaración del Estado de Emergencia Nacional, que dispuso el aislamiento social obligatorio (cuarentena) desde el 16 de marzo de 2020 a consecuencia del brote del Covid-19, aprobando una serie de restricciones diseñadas para proteger al país contra la propagación del coronavirus", remarcó el INEI.

La semiparalización de la economía, que funcionó al 44% de su capacidad entre el 16 de marzo hasta el cierre de mayo, "incidió desfavorablemente en la oferta productiva y en los principales componentes de la demanda interna", señaló el INEI.

Cifras en rojo

El confinamiento dejó sin empleo a dos millones de peruanos, había dicho la ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, a fines de mayo. 

La caída de ingresos se reflejó en abril en las ventas minoristas, que cayeron 66,35%. A su vez la demanda externa disminuyó en 49,38%, por las menores exportaciones.

Los sectores productivos que acumularon el 82% del desplome de abril fueron hoteles y restoranes que cayó 95%, construcción 89,72%, transporte 69%, pesca 57,82%, manufactura 54,91%, comercio 65,41% y electricidad 25,58%, entre otros.

La minería, uno de los motores de la economía peruana, se contrajo en 42,29% por la menor producción de metales preciosos como oro (53%), plata (73%) y cobre 35%). Perú es uno de los mayores productores mundiales de esa trilogía de metales.

El sector telecomunicaciones es uno de los que tuvo un aterrizaje suave en medio del colapso de la producción, con una caída de 1,62%. Ello se explica por el aumento de los servicios de internet y televisión por suscripción, telefonía y transmisión de datos que el confinamiento alentó en la población.

En la otra mano, el sector financiero y seguros resistió a pie firme el embate del nuevo coronavirus con un incremento del 4,6% de la mano del aumento de depósitos.

Con el resultado de abril Perú acumula dos meses consecutivos de caídas en su producción. El país andino había completado hasta marzo 127 meses de crecimiento continuo. 

Larga cuarentena

Desde el inicio de la cuarentena, hace 13 semanas, el gobierno enfatizó que antes de privilegiar a la economía había que proteger a la población.    

A pesar de la cuarentena, Perú es el segundo país de la región con más casos confirmados de covid-19, que bordean los 230.000 entre sus 33 millones de habitantes. Las muertes superan las 6.800.

En el primer trimestre de 2020, el PIB de Perú retrocedió 3,39%.

Ahora Perú fijó hasta el 30 de junio la cuarentena, lo que la convertirá en una de las más prolongadas del mundo, con casi 110 días. 

Para paliar la crisis Perú aplicó una serie de medidas como un plan de bonos a más de 6,5 millones de hogares, que supone un 14,5% del PIB.

La economía peruana había crecido 2,16% en 2019, su menor tasa en una década. 

Antes del Covid-19 Perú proyectaba para 2020 un crecimiento de 4,0%.