Escucha esta nota aquí

Se desató la polémica en Venezuela después de que se revelara el rechazo que hay por parte del Colegio de Enfermeros de Caracas y varios docentes hacia la aplicación de la vacuna cubana contra el Covid-19 denominada 'Abdala', ya que está todavía calificada como un prototipo y no tiene el aval necesario de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante, los profesionales de salud denunciaron que se están aplicando las dosis en territorio venezolano por orden del gobierno de Nicolás Maduro, quienes también alertaron a los organismos internacionales para que intervengan y den su punto de vista respecto a las verificaciones y eficacia que rodean a la vacuna cubana 

“No podemos seguir permitiendo que los venezolanos se conviertan en conejillos de india”, dijo Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, en información recogida por el diario Semana.

El gobierno de Madura ya había adelantado que  la compra de más de 12 millones de dosis. Sumado a esto, el propio mandatario sostuvo que actualmente se cuenta con las vacunas suficientes para inmunizar al 20 % de los venezolanos. 

​​La característica principal de la vacuna desarrollada en Cuba es la subunidad proteica que representa una parte de la proteína S del covid-19, que es la base de todas las vacunas contra coronavirusEsta diferencia hace que la producción, y en general la vacuna, sea mucho más barata con respecto a las demás

Abdala se divide en tres dosis, la segunda se aplica a los 14 días de la primera inyección, y la tercera, a los 28 días. La particularidad de las tres aplicaciones es debido a la baja inmunidad de cada dosis. Según los estudios hechos en Cuba, sería segura, al tener una efectividad del 92 %.​​​

En Venezuela también se hicieron estudios de esta vacuna con 10 mil personas, pero para el Colegio de Enfermeros en Caracas estos ensayos fueron engañosos, ya que se hicieron diciendo que eran ‘Jornadas de vacunación regionales’, aunque una misión cubana advirtió que se trataba de un ensayo.

Lo anterior, para quienes protestan, constituye una violación de los derechos de las personas. “No se están respetando los protocolos para someter a las personas a ensayos experimentales, donde la primera obligación es el consentimiento informado”, dijo Ana Rosario Contreras, líder del Colegio de Enfermeros.

​​La polémica también ha llegado por la aplicación de estas vacunas en menores de edad. La Organización Venezolana de Autismo pidió a la OMS, a Unicef y a la oficina de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos que se detenga el uso de la Abdala en menores de edad y docentes.​​​

Mientras tanto, en Bolivia, el ministro de Salud, Jeyson Auza, informó que el Gobierno central evaluará la posibilidad de realizar un plan de inmunización contra el Covid-19 en el grupo de 12 a 17 años de edad, en caso de que estudios sobre la vacuna cubana sean exitosos.

Comentarios