Escucha esta nota aquí

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, generó controversias este miércoles al juramentar como nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género a Macarena Santelices, una periodista conservadora y criticada por ser sobrina-nieta del exdictador Augusto Pinochet (1973-1990).

Varias organizaciones defensoras de los derechos de género y líderes de asociaciones feministas cuestionaron la falta de experiencia en la materia de Santelices, militante del partido de derecha radical UDI, que compone la coalición del Gobierno de Piñera. 

En las redes sociales el nombramiento del Gobierno fue destrozado, acusándola de ser una reconocida defensora de la dictadura que dejó más de 3.000 muertos en Chile.

"Quiero ser clara y tajante, porque jamás he avalado ni he justificado la violación a los derechos humanos. El tener una tendencia política no significa avalar hechos tan graves y que deben ser condenados no hoy, sino que siempre, como es la violación a los derechos humanos", dijo Santelices en un primer discurso tras asumir el cargo.

La aclaratoria se produjo luego que se viralizara una declaración que dio en 2016 al diario El Mercurio de Valparaíso: "No podemos desconocer lo bueno del régimen militar".

Enfatizó que su reto "tiene que ver con luchas por los derechos de la mujer, de la mujer trabajadora, indígena, de la mujer que está sufriendo en estos momentos la violencia de los agresores teniéndolos en su domicilio", recalcó en referencia al aumento de denuncias de violencia doméstica en varios países durante la cuarentena.

Antes, Piñera sostuvo que su compromiso era con "una sociedad con total y absoluta igualdad en dignidad, derechos, deberes y oportunidades entre hombres y mujeres".

Santelices trabajó como periodista en cadenas de televisión locales y fue alcaldesa entre 2012 y 2019 de la ciudad de Olmué, al norte de Santiago.

Durante su gestión como alcaldesa expresó fuertes declaraciones contra los inmigrantes, algo que reprocharon este miércoles organizaciones defensoras de derechos humanos.

"Consideramos que el nombramiento es una provocación para el movimiento feminista y que exige una ministra capacitada en la defensa de los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales", dijo en comunicado la Asamblea Feminista Plurinacional, que reúne a varias asociaciones en Chile.