Escucha esta nota aquí

La Policía alemana terminó este miércoles de excavar en un jardín cerca de Hanóver (centro), una operación de rastreo vinculada a la investigación sobre la desaparición de la pequeña británica Maddie McCann, que desapareció en mayo de 2007 en Portugal.

Con ayuda de varios perros olfateadores y excavadoras, los investigadores pasaron dos días explorando meticulosamente ese pequeño jardín en un terreno situado al oeste de Hanóver.

Ese tipo de terrenos se les conoce como jardines obreros, porque históricamente eran huertas o pequeños lugares de cultivo de plantas, una actividad popular para clases medias y bajas en Alemania.

Grandes cantidades de tierra y piedra fueron transportadas al exterior del sitio, muy vigilado por las fuerzas policiales, según un fotógrafo de la AFP.

Los investigadores no dieron hasta el momento ningún detalle del resultado de sus pesquisas, ni tampoco qué buscaban exactamente. Según el diario Bild, las excavaciones no continuarán el jueves.

Varios medios de comunicación informaron que los investigadores están explorando los cimientos de un antiguo cobertizo que tenía un sótano y fue demolido en 2007.

Interrogado por la AFP, un portavoz de la Fiscalía de Brunswick, a cargo de la investigación, no quiso comentar las operaciones en curso.

El caso de la pequeña Maddie, que conmovió durante años a la opinión pública europea, sufrió un dramático vuelco a principios de junio, con la identificación de un nuevo sospechoso, Christian B., de 43 años, un pedófilo alemán multirreincidente que ya fue condenado por violación en Portugal y que actualmente está detenido en relación con otro caso.

El sospechoso vivía en Hanóver en 2007, el mismo año en que desapareció Maddie.