Escucha esta nota aquí

La policía de Ecuador descubrió este viernes a tres reos que pretendían meter armas y municiones a la penitenciaría donde se registró en septiembre una de las peores masacres carcelarias de Latinoamérica, con 119 fallecidos.

Los reclusos habían cortado parte de una reja de la penitenciaría del Litoral, en la costera ciudad de Guayaquil (suroeste), que da hacia una calle que conecta con la prisión de mujeres. Y pretendían recoger de entre los arbustos sacos con pistolas, fusiles y cerca de 5.000 municiones.

"No es que salieron a la parte externa totalmente, (pero) están en una zona restringida para ellos", señaló Marco Villegas, coordinador policial del Sistema Penitenciario, en una rueda de prensa.

Los reclusos fueron trasladados a una audiencia de formulación de cargos por pretender ingresar material prohibido a una cárcel.

En imágenes difundidas por la policía en Twitter se observa las armas envueltas en plástico y decenas de explosivos.

Villegas agregó que el hallazgo, hecho esta madrugada, da cuenta de que "día a día" hay "intentos de ingresar armamento, municiones y otros elementos explosivos a la penitenciaría".

En esa misma cárcel el pasado septiembre un enfrentamiento armado entre miembros de bandas rivales con vínculos con el narcotráfico dejó 119 muertos, constituyéndose en la mayor masacre de la historia carcelaria de Ecuador y una de las peores de Latinoamérica.

El jueves el ente encargado de administrar las prisiones reportó disparos en el centro carcelario, que dejaron un agente de seguridad penitenciaria herido. "Su condición de salud es estable", precisó el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad (SNAI).

Las revueltas carcelarias en todo Ecuador dejan más de 250 reos muertos en lo que va del año. En febrero, fallecieron 79 reclusos en amotinamientos simultáneos en cuatro centros penitenciarios.



                

Comentarios