Escucha esta nota aquí

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, acusó este martes a Rusia de "amenazar la estabilidad del Mediterráneo" y de "sembrar el caos" en los países de la región. 

En un comunicado, el secretario de Estado saliente respondió a su homólogo ruso, Serguei Lavrov, "quien acusó a Estados Unidos de hacer juegos políticos" en la región. "El señor Lavrov está claramente equivocado e intenta reescribir la historia", dijo. 

"En realidad, Estados Unidos trabaja de forma productiva con los socios regionales y apoya los procesos políticos de la ONU en Libia", aseguró también Pompeo en su cuenta oficial de Twitter.

"Rusia, de su lado, mina la política interior de los países del Mediterráneo, apoya al dictador brutal de Siria (Bachar al Asad) y alimenta el conflicto en Libia por medio de grupos aliados", añadió.

Y amplió en el comunicado: "Rusia continúa amenazando la estabilidad del Mediterráneo utilizando varias técnicas para propagar desinformación, socavar la soberanía nacional y sembrar el caos, los conflictos y la división en los países de la región", agregó.

Pompeo denunció el comportamiento de Moscú en Libia, Grecia y Siria, el mismo día en que el presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó al demócrata Joe Biden por su victoria frente a Donald Trump en las elecciones de noviembre. 

El magnate republicano nunca pudo cumplir realmente su promesa de mejorar las relaciones con Moscú al tropezar desde el comienzo con las acusaciones de la supuesta injerencia rusa en su victoria de 2016 y con la hostilidad de la clase política de Estados Unidos frente al Kremlin.

Vladimir Putin aguardó más de un mes para felicitar a Joe Biden por su victoria electoral.

"Por mi parte, estoy listo para una colaboración y para establecer contactos con usted", dijo Putin el martes en un telegrama, según informó el Kremlin.


Comentarios