Escucha esta nota aquí

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, fue recibido este jueves en el Vaticano por altos funcionarios de la Santa Sede, un día después de sus duras críticas a la política del papa Francisco con China.

Durante la reunión, que se desarrolló en un clima "cordial" y de "respeto", se abordó el delicado tema de China, así como algunos de los conflictos que afectan al mundo, precisó en un comunicado el Vaticano. 

Pompeo conversó durante 45 minutos con el número dos del Vaticano, el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, y el secretario de Relaciones con los Estados, monseñor Paul Gallagher.

"Las partes presentaron sus respectivas posiciones acerca de las relaciones con la República Popular China, en un ambiente de respeto, relajado y cordial. También se habló sobre algunas zonas de conflicto y crisis, en particular el Cáucaso, el Oriente Medio y el Mediterráneo oriental", reza la nota vaticana.

Las relaciones entre Estados Unidos y el Vaticano son tensas tras la firma en septiembre de 2018 de un histórico acuerdo "provisional" entre la Santa Sede y Pekín sobre el nombramiento de obispos.

El pedido de Pompeo al papa realizado la víspera desde Roma para que tenga más coraje para luchar contra las persecuciones religiosas en China enfrío ulteriormente las relaciones.

El Vaticano, fiel a su estilo cauteloso, reiteró al diplomático estadounidense que se trata de un acuerdo de carácter pastoral, que será ratificado y que tiene como objetivo unir a las dos iglesias católicas de ese país.

El jefe de la diplomacia estadounidense no fue recibido por el papa Francisco, quien evita conceder audiencias a personalidades involucradas en campañas electorales, explicó la víspera Parolin.

Pompeo visitó también la sede romana de la Comunidad de San Egidio, cuyos dirigentes le entregaron una carta dirigida al presidente Donald Trump para que perdone a cuatro condenados a muerte que se encuentran en una prisión federal de Indiana. 

El presidente de San Egidio, Marco Impagliazzo, a nombre del movimiento católico que batalla contra la pena de muerte, precisó que se trata de dos afroamericanos, un blanco y un hispano, que se encuentran en situación de vulnerabilidad, explicó.

Pompeo, que celebra una gira por Europa en medio de la campaña presidencial estadounidense, concluye este jueves dos días de encuentros en Italia y el Vaticano.