Escucha esta nota aquí

El presidente Alberto Fernández lo repite hasta la saciedad: Argentina necesita que la dejen crecer para luego pagar la deuda. Con esa idea su ministro de Economía, Martín Guzmán viajó esta semana a Nueva York a reunirse con acreedores.

Para Fernández, con apenas dos meses en el poder, aliviar la carga de la deuda es prioritario y espera llegar a un acuerdo con los acreedores antes del 31 de marzo porque a partir de esa fecha los vencimientos serán muy altos.  

La tercera economía de América Latina está en recesión, su inflación en 2019 llegó a 53,8% y la pobreza ronda el 40%.

 - ¿A cuánto asciende la deuda? -

Argentina tiene una deuda total de 311.251 millones de dólares, equivalente a 91,6% de su Producto Interno Bruto, según cifras del ministerio de Economía al cierre de septiembre de 2019, las más recientes publicadas.

De ese monto, lo que se busca refinanciar son las acreencias con bonistas privados, por 121.979 millones de dólares (35,9% del PIB), y con los organismos bilaterales y multilaterales, 72.679 millones (21,4% el PIB).

El resto es deuda intra sector público, 116.592 millones de dólares (34,3% del PIB), del Banco Central, Banco Nación y la agencia de jubilaciones, que refinancia sus vencimientos y no cae en cesación de pagos, explicó a la AFP la economista Marina Dal Pogetto, de la firma EcoGo.

Además, hay 2.406 millones de dólares (0,7% del PIB) de deuda elegible pendiente de reestructuración.


 - ¿Cuánto creció la deuda? -

En 2015, cuando asumió el gobierno el liberal Mauricio Macri, la deuda pública argentina era de 240.665 millones de dólares (52,6% del PIB).

A la espera de inversiones extranjeras que no llegaron en los montos ansiados, Macri comenzó a emitir deuda hasta que una suba de intereses en Estados Unidos a mediados de 2018 alejó a los capitales y provocó una devaluación y disparada de la inflación que empujó a Argentina a pedir un auxilio al Fondo Monetario Internacional.

El FMI concedió un préstamo por 57.000 millones de dólares, de los cuales el país ha recibido 44.000 millones. Pero Fernández rechazó los tramos pendientes para evitar un mayor endeudamiento.

 - ¿Es posible renegociar la deuda? -   
Fernández dice que Argentina necesita resolver rápidamente el problema de su deuda. "La idea es que nos den la oportunidad de crecer, de poder exportar y juntar dólares para poder pagar", dijo.

Pero se abstiene de insinuar qué se ofrecerá a los acreedores. "Estamos frente a una negociación y, como tal, debemos ser cuidadosos y mantener ciertas reservas", dijo.

Un factor inquietante es la deuda de 250 millones de dólares de la provincia de Buenos Aires que está expuesta a caer en default el viernes si no llega a un pacto con el 75% de los acreedores.   

Si bien la deuda de las provincias y la nacional están legalmente separadas, un eventual default de la principal provincia argentina es, según analistas, un potencial factor de desconfianza para los acreedores en su negociación con el gobierno nacional.

 - ¿Qué puede hacer Argentina? -  
Dal Pogetto considera que el nivel de endeudamiento de Argentina se encuentra dentro del rango de lo manejable.

"No hay sobreendeudamiento, el problema con Argentina es el prontuario", dijo la economista a la AFP, al evocar el default de 2001, por casi 100.000 millones de dólares, el mayor de la historia.

"A Argentina se le cortó definitivamente el crédito en agosto de 2019, después de las elecciones primarias" en las que Fernández, un peronista de centroizquierda, obtuvo más de 47% de los votos y lo convirtió en virtual ganador de la presidencial de octubre.

"Ningún país puede pagar su deuda con flujo de caja, todos refinancian. El gobierno de Macri intentó seguir pagando con reservas internacionales hasta que llegó a un punto en que no pudo más y reperfiló" los papeles de legislación nacional que tenían vencimientos cercanos. Argentina tiene hoy reservas por unos 45.145 millones de dólares.

La economista recomienda una renegociación rápida y sugiere incluso que la deuda bajo legislación local se reperfile por decreto.

Esta semana el Congreso debe comenzar el debate de una ley para reestructurar la deuda pública, que concede al Ejecutivo amplias facultades en las acreencias bajo legislación extranjera.  

Los vencimientos que debe afrontar Argentina en 2020 equivalen a 34.300 millones de dólares. De ese monto, 30.000 millones está denominados bajo legislación local y 4.300 millones bajo legislación extranjera, lo que implica que puede ir a arbitraje en tribunales de otros países.

El proyecto de ley establece que para cancelar la deuda, Argentina debe mejorar en "al menos dos de las siguientes tres condiciones: plazos, tasas de interés y monto de capital", indicó Guzmán.

Para la firma Capital Economics, eso se traduce en que Argentina buscará la condonación al menos parcial de su deuda, contrariamente a las tempranas declaraciones de Fernández que había hablado de aplazamientos sin quitas.