Escucha esta nota aquí

El príncipe Guillermo recibió con satisfacción el inicio de una investigación sobre cómo un periodista de la BBC, acusado de falsificar documentos, obtuvo la impactante entrevista de 1995 con su madre, la princesa Diana, en que relató la ruptura de su matrimonio.

La entrevista de 1995, en la que Diana dijo que "éramos tres en este matrimonio", refiriéndose a la relación del príncipe Carlos con Camilla Parker-Bowles, fue vista entonces por 22,8 millones de británicos, convirtiéndose en una de las mayores primicias del siglo XX.

En la entrevista, el reputado programa Panorama de la BBC dejó al descubierto la vida íntima de la familia real. Ella y el príncipe de Gales, Carlos, estaban separados desde 1992 y se divorciaron en 1996.

La BBC anuncia una investigación externa

Ahora, veinticinco años después de la entrevista, el hermano de la princesa, el conde Charles Spencer, acusó a su autor, el periodista Martin Bashir, de haber falsificado documentos para obtenerla. A raíz de esto, la BBC anunció este miércoles (18.11.2020) haber nombrado a un exjuez del Tribunal Supremo, John Dyson, para llevar a cabo una investigación externa.

La investigación considerará si las medidas tomadas por el locutor y Bashir fueron apropiadas, y si esas acciones influyeron en la decisión de Diana de dar la entrevista. También analizará cuánto sabía la BBC sobre los "extractos bancarios simulados" que Charles Spencer afirmó que produjo Bashir, que pretendían mostrar los pagos realizados al personal que trabaja para Spencer y la familia real.

El príncipe Guillermo apoya la investigación

"Esta investigación independiente es un paso en la dirección correcta", afirmó el príncipe Guillermo, segundo en la línea sucesoria al trono británico, en un comunicado difundido por el Palacio de Kensington el miércoles por la noche.

"Debería ayudar a establecer la verdad tras las acciones que llevaron a la entrevista de Panorama y las decisiones tomadas por quienes estaban en la BBC en ese momento", añadió.

El conde Spencer afirma que, para obtener esta chocante exclusiva, Bashir le mostró estados de cuenta bancarios –que resultaron ser falsos– para probar que los servicios de seguridad pagaban a dos personas para espiar a su hermana.

"Si no hubiera visto estas declaraciones, nunca habría presentado a Bashir a mi hermana", escribió en una carta a la BBC.

FEW (AFP, AP)