Escucha esta nota aquí

El experto en literatura e investigador de citas Gerald Krieghofer ha reunido más de 500 citas falsas de conocidas personalidades, para conocer su verdadero origen. Krieghofer no está solo en este empeño: existen páginas de internet en diversos idiomas con listas de las 10 citas falsas más populares.

Algunas se burlan de ellas con otra cita falsa: "No crean todo lo que leen en internet solo porque aparece una cita con una foto al lado". Según las investigaciones de Gerald Krieghofer, Abraham Lincoln, Mark Twain y Winston Churchill son los personajes a quienes más citas falsas se atribuyen. Pero el que supera a todos es Albert Einstein.

Por qué nos encanta citar

Las presuntas citas de personajes célebres circulan en la red y en otros medios y se utilizan en los discursos políticos. "Citas falsas hubo siempre y la gente se enfadaba por ello", dice a DW Gerald Krieghofer. "Lo nuevo hoy día son las fotos con citas en internet. Y apuesto a que la mitad de ellas está falsamente atribuída", supone el investigador.

"Cuando la ley se vuelve injusta, la desobediencia es un deber", reza una supuesta cita de Bertolt Brecht. Krieghofer explica que surgió durante el movimiento contra la energía nuclear en la década de los 70 y fue falsamente atribuída al escritor alemán.

Según el experto, las citas falsas no solo se encuentran en los medios, sino también en disertaciones y en discursos de distinta índole. "Hay muchas en el sector de los asesores de gestión. Para estas charlas de motivación parece existir la necesidad de presentarse como una persona culta", dice Krieghofer. Parece estar en la naturaleza del hombre adornarse con citas de otros.

Mientras algunos quieren dar la apariencia de persona cultivada, otros desean impactar a su público con citas poderosas. En Alemania, políticos populistas de derechas, como Alexander Gauland, del partido Alternativa para Alemania, utilizan citas falsamente atribuídas a Bismark porque ello parece conferirles más autoridad. "Y un chiste es más gracioso si creemos que es de Albert Einstein", dice Krieghofer.

Existe también lo que en lenguaje especializado se conoce como "citas secundarias", es decir, biógrafos que atribuyen frases a una celebridad que han conocido, pero posiblemente la cita la han inventado ellos mismos. Es lo que sucede con el secretario y primer biógrafo de Beethoven, Anton Schindler, que dio testimonio de unas supuestas palabras del célebre compositor de Bonn sobre el inicio de su Quinta Sinfonía: "Así llama el destino a la puerta". Por ello, la obra recibió el nombre de "Sinfonía del destino", pero Jens Dufner, experto en Beethoven, duda que el compositor pronunciara esas palabras.

"Casi todas las personalidades célebres tienen alguien que quiere darse importancia por su cercanía con el personaje", dice Gerald Krieghofer. Así ocurre con el escritor Franz Kafka y Gustav Janouch, que publicó el libro "Conversaciones con Kafka" en 1951. "De este libro proceden muchas citas de Kafka que a Janouch se le ocurrieron 20 años después de la muerte del escritor", asegura Krieghofer. 

Comentarios