Escucha esta nota aquí

Portugal organizará la repatriación de más de 1.300 pasajeros de un crucero procedente de Brasil que atracó el domingo en Lisboa, debido a la crisis provocada por la pandemia del nuevo coronavirus, anunció el gobierno. 

Los vuelos humanitarios que permitirán repatriar a estos pasajeros "a sus países de origen comenzarán el martes" en una operación "coordinada con las embajadas" de los países interesados, según un comunicado del ministerio del Interior.

El "MSC Fantasia", con 1.338 pasajeros a bordo, atracó en la mañana del domingo en el puerto de Lisboa. Además de 27 portugueses, hay pasajeros originarios de 38 países, principalmente de Estados de la Unión Europea, del Reino Unido, Brasil y Australia.

Los pasajeros portugueses, o quienes tienen permiso de residencia en Portugal, serán sometidos este domingo a una prueba de detección del nuevo coronavirus. Según las autoridades, sólo podrán salir "si el resultado es negativo".

Los demás pasajeros desembarcarán a partir del martes, previa autorización de las autoridades sanitarias, para ser escoltados hasta el aeropuerto de Lisboa y desde ahí regresar a sus respectivos países.

Portugal, en estado de emergencia desde el jueves, pidió a sus habitantes permanecer confinados en sus casas, ordenó el cierre de comercios no esenciales y cerró sus fronteras con España a los turistas, para evitar la propagación de la COVID-19.

A partir del lunes, todos aquellos que regresen a Portugal desde el extranjero deberán pasar 14 días en cuarentena.

Según el balance oficial, hasta este domingo, el nuevo coronavirus ha causado 14 muertes en Portugal, donde se han confirmado hasta ahora 1.600 casos.

Comentarios