Escucha esta nota aquí

Los nicaragüenses votaron ayer en unos comicios con una predecible victoria del presidente Daniel Ortega para asumir un nuevo mandato tras 14 años en el poder, sin mayor competencia, con 7 aspirantes opositores encarcelados.

Ortega, quien llegó al poder por las urnas en 2007 y el jueves cumplirá 76 años, se apresta a iniciar otros cinco años como presidente, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) y junto a su esposa, Rosario Murillo (70), candidata a la Vicepresidencia por segunda vez.

Su permanencia en el poder no está en duda. El exguerrillero sandinista, quien también gobernó en los años 1980 luego de que el FSLN derrocara en 1979 al dictador Anastasio Somoza, enfrenta a cinco candidatos derechistas, desconocidos y tachados de colaboradores del Gobierno.

Un total de 13.459 mesas electorales abrieron a las 0:H00 locales para unos 4,4 millones de electores convocados a elegir también a 90 diputados de un Congreso que, al igual que todos los poderes del Estado, está bajo control oficial.

La atención de los comicios no es por quién ganará, sino en la participación y en la reacción de la comunidad internacional que considera estas elecciones “no libres ni democráticas”.

El FSLN se movilizó casa por casa para llamar a votar, mientras que el Cenidh denunció que existía temor y un control social sobre la población que intimidaba a la gente para ir a votar. /AFP

Comentarios