Escucha esta nota aquí

La presidenta Tsai Ing-wen advirtió que Taiwán no se doblegará ante la presión de China y defenderá su sistema democrático, a pesar de la creciente tensión que viven por el récord de incursiones de aviones militares chinos cerca de su territorio registrado en los últimos días.

“Nadie puede forzar a Taiwán a seguir el camino que China ha dispuesto para nosotros. Deseamos una distensión de relaciones (con Pekín), pero no deberían hacerse ilusión de que el pueblo taiwanés se doblegará ante la presión”, dijo Tsai ayer, en el discurso que brindó durante el acto de celebración de la Revolución del 10 de octubre de 1911, que acabó con la última dinastía imperial china.

Aproximadamente 23 millones de taiwaneses viven bajo el temor de una invasión de China, que considera este territorio como una de sus provincias y cuya soberanía reclama desde hace varios años. Y es que en reiteradas oportunidades Pekín amenazó con usar la fuerza si la isla proclama formalmente su independencia.

Ante la inquietud de su gente, Tsai Ing-wen también señaló que estará “en la primera línea de defensa de la democracia”.

Taiwán, que goza de un sistema democrático, está dirigido por un gobierno propio desde la victoria de los comunistas en el continente en 1949.

Las tensiones entre la isla y el continente crecieron a su máximo nivel en décadas con la presidencia china de Xi Jinping, que rompió la comunicación oficial con Taipéi tras la elección de Tsai, hace cinco años.

Las encuestas muestran que la mayoría de los taiwaneses no quieren ser gobernados por Pekín. Más bien están a favor de mantener el statu quo, aunque crece el sentimiento nacionalista taiwanés, especialmente entre los jóvenes.

China, ataca

Solo un día antes de las declaraciones de la líder taiwanesa, el presidente chino Xi Jinping dijo que la reunificación con Taiwán “se hará realidad” y que su interés era conseguirlo por “medios pacíficos”, a pesar de estar incrementando la presión militar. Sus declaraciones fueron realizadas durante su propia celebración del 110º aniversario de la Revolución de 1911, que derrocó a la última dinastía china.

El presidente chino rechazó las injerencias externas en la cuestión de Taiwán, ya que “es un asunto puramente interno de China”. Y es que el viernes, Estados Unidos reconoció estar entrenando discretamente al ejército taiwanés desde hace meses.

“Nadie debe subestimar la fuerte determinación (...) del pueblo chino para defender la soberanía nacional y la integridad territorial”, advirtió Xi.

Aumento de la tensión

Los aviones militares chinos han aumentado sus incursiones en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) de la isla.

Una cifra récord de 150 aviones, incluidos bombarderos H-6 con capacidad nuclear, hicieron incursiones en la zona de defensa aérea en las últimas semanas.

Comentarios