Escucha esta nota aquí

El presidente libanés, Michel Aoun, aliado del movimiento chiita Hezbolá hostil a Israel, pareció dejar la puerta abierta a la posibilidad de una paz con Israel, en una entrevista con la cadena de información francesa BFMTV.

Líbano y el vecino israelí están técnicamente en estado de guerra. El Hezbolá proiraní, que domina actualmente la vida política libanesa, e Israel son enemigos jurados y han librado varios conflictos en las últimas décadas.

Preguntado el sábado por la noche en BFMTV sobre si Líbano estaría dispuesto a sellar la paz con Israel, Michel Aoun respondió: "Depende. Tenemos problemas con Israel que primero debemos resolver".

Sobre el acuerdo de normalización de relaciones entre Emiratos Árabes Unidos e Israel anunciado el jueves, el presidente libanés reaccionó diciendo que Emiratos era un "país independiente".

No criticó el acuerdo, como lo hizo su aliado el Hezbolá, que lo calificó el viernes de "traición" al pueblo palestino.

Uno de los puntos que enfrenta a Líbano e Israel es la exploración de hidrocarburos en Mediterráneo oriental. Una parte de los bloques de exploración se encontraban en una zona marítima disputada con Israel. En 2019, Estados Unido lideró una mediación inédita para resolver el litigio.

Además, Aoun, descartó abandonar el poder, como reclama la población libanesa tras la explosión del 4 de agosto en el puerto de Beirut.

"Es imposible, habría un vacío. Si dimito, quién va a garantizar la continuidad del poder", dijo en BFMTV.