Escucha esta nota aquí

Cerca de 1.400 presos se rebelaron y huyeron de cuatro cárceles en el interior de San Pablo (Brasil) este lunes después de que las autoridades suspendieran una salida temporaria de los reclusos para evitar la propagación del coronavirus.

Mediante un comunicado, la Secretaría de Administración Penitenciara (SAP) de San Pablo informó que estaban en curso "actos de insubordinación" en respuesta a la decisión de suspender el beneficio del que gozan los reos, considerados 'no peligrosos', informó el diario La Jornada.

Las autoridades cancelaron la medida, que se iniciaría este martes, "porque contemplaría a más de 34 mil sentenciados del régimen semiabierto que, al retornar a la prisión, tendrían un elevado potencial para instalar y propagar el coronavirus en una población vulnerable", añadió la SAP.



Descontento por suspensión de salidas

En Brasil se tiene normado que los presos calificados como no peligrosos y que cumplen su pena en régimen semiabierto, tienen derecho a salir de la cárcel durante el día para trabajar y estudiar con la obligatoriedad de retornar por la noche. Este beneficio lo pueden tener hasta cinco veces por año y cada salida dura siete días.

El primer país en reportar coronavirus

Brasil fue el primer país en Sudamérica en reportar una persona que dio positivo a coronavirus. Hasta la fecha se tienen 234 casos confirmados; 152 de ellos están en el estado de San Pablo, el más poblado del país.

Como parte de las medidas anunciadas para contener la propagación del virus entre la población más vulnerable, el Gobierno brasileño suspendió las visitas en las cinco cárceles federales de máxima seguridad.



Comentarios