Escucha esta nota aquí

El primer ministro holandés Mark Rutte anunció el viernes el fin del "confinamiento" a partir del 5 de junio con una nueva flexibilización de las restricciones contra el coronavirus, en particular con la autorización para comer dentro de los restaurantes.

El número de hospitalizaciones y el de nuevos casos continúa bajando, lo que permite esa nueva fase cuatro días antes de lo previsto.

"Las flexibilizaciones a partir del 5 de junio significan de hecho el fin del confinamiento", declaró Rutte en rueda de prensa.

"Tomamos un riesgo calculado, pero si la semana que viene el cielo se nos cae encima y las cifras aumentan de nuevo, nos enfrentaremos a una nueva situación", añadió.

Sin embargo, ese retroceso es "poco probable", añadió Rutte, citando a los científicos que aconsejan al gobierno, según la agencia de prensa holandesa ANP.

El gobierno holandés levantó recientemente el toque de queda y autorizó a los restaurantes y cafés abrir terrazas.

A partir del 5 de junio, esos establecimientos podrán acoger a sus clientes en el interior, hasta las 22:00 (20H00 GMT).

Los museos podrán recibir visitas, con un flujo de un visitante por metro cuadrado, y los cines y teatros, un máximo de 50 espectadores.

"La gente, como yo mismo, espera con impaciencia poder acudir a un concierto o comer en el restaurante", añadió.

El coronavirus ha provocado más de un millón y medio de contagios y la muerte de más de 17.500 personas en Holanda.

Comentarios