Escucha esta nota aquí

Una masiva peregrinación religiosa, compuesta por miles de católicos en honor del Divino Niño, se convirtió ayer en una multitudinaria protesta contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en medio de la peor crisis sociopolítica del país en décadas.

Como todos los años desde 1966, en el tercer domingo de julio, los fieles católicos se dieron cita en Matagalpa, en el norte del país, para participar en la peregrinación de 12 kilómetros hasta las afueras de la ciudad, y las consignas en el camino pasaron ayer de “¡Viva la iglesia católica!” a “¡Libertad para los presos políticos!”.

Tags

Comentarios