Escucha esta nota aquí

Miles de afiliados de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) y de las principales centrales obreras del país se manifestaron este martes en la llamada "toma de Bogotá" como medida de presión para que el Gobierno cumpla con los acuerdos laborales a los que se comprometió en 2015.
 

Los trabajadores, que llegaron de diferentes ciudades del país, especialmente representantes del magisterio de profesores, recordaron que el presidente Juan Manuel Santos pactó con ellos a mediados de 2015 un aumento salarial del 12% que nunca se concretó, así como mejoras en salud e infraestructura.
 

"Que el Gobierno invierta los recursos necesarios en educación, en alimentación, en transporte de los niños, en infraestructura y desde luego, que resuelva los problemas de salud de los educadores", manifestó a Efe el presidente de Fecode, Carlos Rivas.
 
Desde el pasado 11 de mayo los maestros afiliados a Fecode adelantan un paro de actividades que afecta a más de 8 millones de estudiantes de los colegios públicos del país.
 
Durante la manifestación, los trabajadores portaron pancartas con leyendas como: "Si quieren educación de calidad, los profesores exigimos dignidad", "El peor enemigo de un Gobierno fracasado es un pueblo educado" y "Por la defensa y la conquista de los derechos del  magisterio".
 

Por su parte, el presidente Santos, luego de hacer un seguimiento a las manifestaciones, afirmó que "las protestas se deben respetar, se deben proteger" como derecho esencial de cualquier democracia.
 

El mandatario; sin embargo, consideró que para los reclamos las personas deben acudir a "mecanismos pacíficos".

Comentarios