Escucha esta nota aquí

Radiación ultravioleta contra gérmenes de todo tipo. Esa es la idea de negocio de las empresas que ofrecen sistemas de desinfección basados ​​en la radiación UVC.

En lugar de rociar productos químicos, irradian superficies, agua y aire con luz UVC. Esta luz es invisible, pero poderosa: los virus, las bacterias y otros gérmenes se eliminan en segundos si son irradiados con ella. La radiación daña su genoma y evita que los patógenos puedan seguirse multiplicando.

Este conocimiento sobre UVC no es nuevo: la radiación se ha utilizado durante décadas, por ejemplo, para desinfectar el agua potable y de baño. Las superficies de ambulancias y cintas transportadoras industriales también se limpian con lámparas UVC. También elimina los gérmenes del aire en las habitaciones.

UVC: ¿solución mágica contra coronavirus y COVID-19?

La radiación ultravioleta se divide en tres rangos: UVA (de onda larga), UVB (de onda media) y UVC (de onda corta). Todos ellos están considerados por la OMS como probables cancerígenos para el ser humano.

Desde que el SARS-CoV-2 se convirtió en un nuevo tipo de patógeno en el mundo, que también puede transmitirse a través de aerosoles en el aire, la desinfección con UVC ha vuelto a ser de particular interés.

Además, el otoño está a la vuelta de la esquina y surge la pregunta de cuál es la mejor manera de mantener el aire libre de virus en las aulas u oficinas, incluso durante la estación fría.

Si depende de los fabricantes de sistemas de desinfección UVC, pues por supuesto que con sus productos. En el mundo empresarial, ya se cuentan entre los ganadores de esta crisis del coronavirus.

Nuevas lámparas UVC en el mercado

Debido al notable aumento de la demanda, la empresa holandesa Signify, por ejemplo, produce ocho veces más productos que antes de la pandemia. La compañía también lanzó una nueva lámpara UVC esta primavera.

Hasta ahora, las lámparas que funcionan mientras las habitaciones están ocupadas por personas habían sido blindadas por una carcasa hermética. Con la lámpara Signify, en cambio, la radiación se dirige hacia arriba con ayuda de un reflector y forma un velo UVC bajo el techo, a través del cual el aire circula y se desinfecta.

Antes de la crisis, los compradores de sistemas de desinfección UVC, especialmente para la purificación del aire, estaban principalmente en Asia y América del Norte. En Europa hay más preocupaciones sobre cómo utilizar la tecnología de forma segura, dice Christian Goebel, experto en UVC de Signify.

Sin embargo, desde la pandemia, también se ha desarrollado lentamente un mercado en Europa occidental. Y también en Alemania, aunque no hay ninguna recomendación de utilizar sistemas UVC por parte del Instituto Robert Koch, responsable del control de prevención de enfermedades en el país, o del Ministerio Federal de Medio Ambiente.

Riesgo de lesiones por radiación UVC

La Agencia Federal de Medio Ambiente (UBA, por sus siglas en alemán) es incluso bastante reacia a usar luz UVC en habitaciones ocupadas al mismo tiempo por personas.

El director ejecutivo de la comisión de higiene del aire interior, subordinada a la agencia, Heinz-Jörn Moriske, insiste en que la luz ultravioleta es perjudicial para la salud: "Si estos dispositivos son abiertos por personas en la habitación por cualquier motivo y la lámpara sigue encendida, puede causar quemaduras graves en la piel y los ojos ".

Los fabricantes son conscientes de los riesgos de la UVC, pero aún no pueden comprender las evaluaciones de las distintas autoridades e institutos. "La tecnología ha sido probada y probada. Todo el mundo sabe que ayuda. Eso es solo una cuestión de utilizar la tecnología de forma segura", dice Christian Goebel, de Signify.

Un manejo seguro está garantizado cuando los sistemas de desinfección se instalan profesionalmente. Además, las personas que se encuentran en habitaciones en las que se utiliza la tecnología UVC deben recibir instrucciones sobre cómo comportarse. De esta forma se puede descartar que entren en contacto accidentalmente con la radiación.

Exigente investigación científica

Heinz-Jörn Moriske, de la Agencia Federal de Medio Ambiente, ve otro punto crítico: el estado de la investigación sobre el tema es muy débil.

Signify demostró recientemente, en colaboración con la Universidad de Boston, que la radiación UVC también mata al coronavirus en las superficies en segundos.

Sin embargo, apenas existen datos sobre la desinfección del aire con UVC. Qué tan grande es la habitación, con qué frecuencia pasa el aire por las lámparas UVC y qué tan intensa es la radiación de cada lámpara, todo tiene un gran impacto sobre cuán efectivo es el daño que se consigue infligir a los gérmenes en la habitación.

Dado que la circulación del aire en los edificios difiere de una habitación a otra e incluso de un rincón a otro, es bastante difícil generalizar afirmaciones derivadas de estudios científicos en laboratorios.

Según Heinz-Jörn Moriske, tampoco hay estudios sobre si los sistemas UVC funcionan de manera más confiable que, por ejemplo, los purificadores de aire con filtros mecánicos.

Es por eso que enfatiza repetidamente que el uso de dispositivos de purificación de aire con lámparas UVC u otros filtros es, en última instancia, solo una medida complementaria para la ventilación a través de ventanas abiertas.

"Eso no debe llevar a la gente a decir simplemente: 'Tengo mucho frío, no voy a ventilar. Tengo mi purificador de aire encendido, con eso basta'. Esa es exactamente la falacia que tenemos que evitar", advierte.

Las empresas piden mayor pragmatismo

Christian Goebel de Signify quisiera más pragmatismo y apertura por parte de las autoridades, en vista del "tamaño del problema". En las escuelasy jardines de infancia en particular, es extremadamente difícil evitar reunir a muchas personas en un espacio reducido.

Por eso los sistemas de desinfección UVC son una inversión absolutamente sensata en esos lugares, dice Christian Goebel: "Si me preguntaras ahora, si aceptaría que sobre mi hijo colgara una lámpara UVC en el jardín de infancia, diría: sí."