Escucha esta nota aquí


Las autoridades prorrusas de la región ucraniana de Jersón (sur), ocupada por Moscú desde marzo, anunciaron que pedirán al presidente Vladimir Putin su anexión a Rusia, que consolida su posición en esa zona al tiempo que, según Ucrania, pierde terreno en torno a Járkov, en el noreste.

“Habrá una solicitud (al presidente ruso) para hacer que la región de Jersón sea sujeto pleno de la Federación de Rusia”, declaró Kirill Stremusov, jefe adjunto de la administración cívico-militar de este territorio ubicado al norte de la península de Crimea, anexada por Rusia en 2014.

La conquista de Jersón, único verdadero éxito militar de Moscú desde el inicio de su invasión de Ucrania el 24 de febrero, puede permitir la creación de un puente terrestre que una Crimea, la región separatista prorrusa Donetsk (en el Donbás) y el territorio ruso.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó que “corresponde a los habitantes de la región de Jersón decidir si deben hacer un pedido” a Putin. Una perspectiva considerada descabellada por las autoridades ucranianas.

“Los invasores podrían pedir unirse incluso a Marte o Júpiter, pero el ejército ucraniano liberará Jersón”, declaró Mijailo Podoliak, consejero del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Los servicios de inteligencia estadounidenses creen que Putin pretende crear una conexión terrestre desde Crimea hasta Transnistria, un territorio controlado por Rusia en Moldavia.

Ese camino, que pasa por Jersón, supone igualmente la conquista total de Mariúpol, sobre el mar de Azov, donde unos mil soldados ucranianos permanecen atrincherados en los kilométrticos túneles de la acería Azovstal.

Contraofensiva en Járkov

Tras el fracaso de la tentativa de tomar Kiev, la capital de Ucrania, Rusia busca asentar sus conquistas territoriales en el sudeste y extender su ofensiva en la región del Donbás (este).

“Vienen en oleadas”, afirmó Mykola, un combatiente voluntario, al referirse a los repetidos intentos de los rusos de avanzar hacia el sur, cruzando un río cercano al asentamiento rural de Bilogorivka.

Más al norte, las autoridades de Kiev anunciaron haber recuperado cuatro pueblos próximos a la importante ciudad de Járkov.

“Los ocupantes están siendo expulsados gradualmente”, dijo el presidente Zelenski.

Los distritos norte y noreste de Járkov, que tenían unos 1,5 millones de habitantes antes de la guerra, llevan semanas bombardeados por cohetes rusos.

Kiev quedó casi vacía tras el inicio de la invasión rusa, pero desde entonces regresaron casi dos tercios de sus 3,5 millones de habitantes, aseguró el alcalde de la capital, Vitali Klitschko.

En EEUU, la Cámara de Representantes aprobó el martes por la noche un paquete de casi $us 40.000 millones en ayuda para Ucrania.

Comentarios