Escucha esta nota aquí

En Argentina, en medio de la crisis económica agudizada por el coronavirus, el kirchnerismo busca este martes aprobar en Diputados el proyecto del impuesto a las grandes fortunas. 

De acuerdo con Clarín, el Frente de Todos necesita 129 votos para conseguirlo y en el Gobierno confían en que estarán por encima de esa marca.

La sesión, que promete debates acalorados y tensión en aumento entre el oficialismo y la oposición, no es presidida por Sergio Massa, quien está aislado en su casa de Tigre después de que un integrante de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) diera positivo de coronavirus.


El proyecto, impulsado primero por la diputada y economista K, Fernanda Vallejos y defendido por Máximo Kirchner y Carlos Heller le permitiría al Gobierno recaudar cerca de 307 mil millones de pesos ($us 3.800 millones).

De acuerdo al texto, las personas con más de 200 millones de pesos ($us 2,5 millones) pagarán por única vez una tasa del 2%, porcentaje que se incrementará en forma progresiva, con un tope del 3,5%. Se tomará como base los bienes personales declarados hasta marzo de este año.

Según la AFIP, menos de 10.000 personas quedarán alcanzadas por el gravamen, aunque en la oposición desconfían que el universo de los alcanzados será bastante mayor.

El Frente de Todos necesita 129 votos para que se apruebe el proyecto de impuesto a la riqueza, y según las estimaciones del Gobierno, rondaría los 133.

La oposición fue enfática para cuestionar el impuesto a la riqueza. Uno de los que se impuso con mayor vehemencia fue el jefe del bloque de diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri, quien dijo que "es confiscatorio y atenta contra la inversión".

"Ellos dicen que es un aporte solidario, pero es un impuestazo de acá a la China, y es coercitivo", sostuvo el hombre del radicalismo en un reportaje para el canal Todo Noticias, horas antes del debate.

Caso boliviano

Luis Arce, nuevo presidente de Bolivia, desde antes de su elección anunció la creación de un impuesto a las fortunas que afectaría a menos del uno por ciento de la población y que en principio habló de una recaudación anual de $us 400 millones.

A su vez, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, informó que en Bolivia existen unas 150 personas con grandes fortunas y solo a ellas alcanzará el impuesto anunciado por la nueva administración gubernamental.

Montenegro subrayó que este es un impuesto a las grandes fortunas, no a la riqueza, porque según su criterio todos tenemos un nivel de riqueza, por lo que si fuera a la riqueza este tributo alcanzaría a todos, pero este no lo es, según Montenegro en entrevista con Unitel.

"Estamos estudiando la aplicación de esto, viendo la base impositiva concreta y eso lo vamos a ir aplicando desde el próximo año. Se prevé una recaudación de unos 100 millones de bolivianos", afirmó Montenegro.

Asimismo, la autoridad gubernamental anticipó que se podría aplicar este impuesto a las grandes fortunas que superen los Bs 30 millones.