Escucha esta nota aquí

Pese a que el embargo estadounidense impide la libre conexión a internet y a que el Gobierno cubano controla los contenidos a los que se puede acceder, una revolución digital se gesta, de a poco, en Cuba. Después de haber creado su propia versión de Wikipedia (Ecured) y una página de compra y venta estilo Ebay; un grupo de jóvenes inventó su propia versión de Facebook con una conexión pirata en un pueblo del este. 

El punto de encuentro de los 7.500 habitantes de Gaspar es Paseo, una avenida rodeada de casas modestas y edificios de tres plantas, desde donde los adolescentes teclean sin parar en sus celulares.
A diferencia de otras partes de Cuba, no se conectan al wifi pagado que provee la estatal Etecsa, sino a Gaspar Social, una iniciativa ilegal pero tolerada. 

 Sin un permiso del Ministerio de Comunicaciones, se instaló una treintena de redes barriales de intranet en varias ciudades que están permitidas si no divulgan contenidos inapropiados: permiten chatear, jugar e intercambiar archivos. Pero en Gaspar, Osmany, Yoandi, Jorge Luis y Sergio se atrevieron a llevar la experiencia más lejos.

Hasta el amanecer
“En un principio era una red para jugar”, hasta que "un amigo me dio la idea" de insertar la red social que había creado para las escuelas, contó Osmani Montero, un informático de 23 años que trabaja en la Dirección Municipal de Educación a la AFP.

Gaspar Social, similar a Facebook, abrió al público en octubre. Pese al bajo rango de su señal, tuvo éxito entre la juventud rural. En menos de un mes, llegó a 500 usuarios ávidos de intercambiar textos, fotos y videos, sin tener que pagar. 

"Una de las antenas principales estaba cerca de mi casa. Los usuarios se quedaban frente a mi portal hasta las dos, tres de la mañana", cuenta Yoandi Álvarez, estudiante de Medicina de 30 años. Yoandi compró en el extranjero un servidor y una antena. Después, los usuarios enriquecieron la red con otras cuatro repetidoras.

Ahora, Gaspar Social se satura menos, incluyeron un portal de información y evalúan nuevas aplicaciones, como pequeños anuncios, información local y consultas médicas a distancia.

Reglas claras

El éxito de Gaspar Social no escapó a las autoridades y sus creadores fueron convocados a mediados de abril. 

“Nos dejaron claro que la red actual es ilegal, pero que no retirarán ninguna de las antenas", explicó Yoandi. Y marcaron las reglas de Gaspar so pena de expulsión: nada de política ni obscenidades. 

Comentarios