Escucha esta nota aquí

Los diputados rusos adoptaron ayer en tercera y última lectura la reforma constitucional impulsada por Vladimir Putin que allana el camino hacia su mantenimiento en el poder, teóricamente hasta 2036.

Los diputados aprobaron el texto por 383 votos a favor, 43 abstenciones (de los diputados comunistas) y ningún voto en contra.

Para entrar en vigor la reforma debe aprobarse ahora por los senadores del Consejo de la Federación, una votación que será un mero trámite. 

Después, será sometida a una “votación popular” el 22 de abril, pero los detalles de esta consulta son aún vagos.

El texto votado definitivamente ayer contiene la enmienda adoptada el martes en segunda lectura por los diputados para “poner a cero” el contador de mandatos presidenciales de Putin con el fin de darle el derecho a representarse en 2024 y también en 2030.

El mandatario se dijo favorable a esta medida en un discurso pronunciado el martes ante los diputados y consideró necesario también que el Tribunal Constitucional le otorgue su visto bueno.

Putin sorprendió al mundo al anunciar esta reforma constitucional en enero que es vista como el instrumento que le permitirá mantenerse en el poder o al menos seguir influenciando la vida política rusa en los próximos años.

Además, la reforma incluye medidas como la indexación de las pensiones con la inflación o la prohibición del matrimonio homosexual. 

Polémica

Esta enmienda a la Carta Magna, sumada el martes a una reforma más amplia ante la sorpresa general, permitirá al hombre fuerte de Rusia “poner a cero” el contador de sus mandatos presidenciales con el fin de darle el derecho a representarse en 2024 y también en 2030.

Los aliados políticos del presidente celebraron la posibilidad de que Putin, de 67 años y al mando de Rusia desde hace 20 años, continúe en el poder.

El alcalde de Moscú y leal seguidor del presidente, Serguéi Sobianin, estimó que prohibir que Putin se presente en 2024, por el hecho del actual límite de dos mandatos consecutivos, era un “factor desestabilizante” para el país.

Sobianin defendió la “estabilidad” del poder ante los enemigos “internos y externos” de Rusia, que “intentar socavar nuestra independencia y nuestra economía”.

El presidente de la cámara baja del Parlamento, Viacheslav Volodin, estimó que la reforma “reforzará al país”. La presidenta de la cámara alta, Valentina Matvienko, aseguró sin embargo que las elecciones de 2024 no están “cantadas”.

Del lado de los detractores del Kremlin, esta medida sorpresiva prueba que Putin tiene la intención de quedarse de manera indefinida en el poder, incluso si en el pasado hubiese asegurado lo contrario.

Algunos denunciaron la decisión el martes de Serguéi Sobianin de prohibir las concentraciones de más de 5.000 personas, oficialmente a raíz de la epidemia de coronavirus. 

La medida se dio a conocer justo después de que la oposición anunciase su intención de manifestar contra Putin en Moscú, escenario de grandes marchas el pasado verano que fueron reprimidas.



Comentarios