Escucha esta nota aquí

El presidente ruso Vladimir Putin instó el viernes a la celebración de una cumbre de los cinco miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU más Alemania e Irán para calmar la tensión en la región del Golfo. 

Esta propuesta coincide con los encendidos debates en el Consejo de Seguridad sobre una resolución estadounidense que desea prolongar el embargo internacional de armas a Irán, que expira el 18 de octubre.

"Las discusiones en el Consejo de seguridad de la ONU sobre la cuestión iraní son cada vez más tensas. La situación se agrava", dijo Putin en un comunicado, citado por el Kremlin, en el que denunció "acusaciones sin fundamento contra Irán".

En este contexto, Rusia propone organizar "cuanto antes un encuentro" por videoconferencia de los jefes de Estado o de gobierno de los miembros permanentes del Consejo (Rusia, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y China) y los dirigentes de Alemania e Irán. El acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní también fue negociado de esta manera. 

"El objetivo es decidir medidas que permitan evitar un enfrentamiento y una agravación de la situación en el Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Putin.

"Es urgente", insistió, advirtiendo del "riesgo alto de un conflicto" real, en caso contrario.

El embargo de las ventas de armas a Irán expira el 18 de octubre, según la resolución que aprobó el acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní, firmado en julio de 2015.

Estados Unidos, que se retiró de manera unilateral de este acuerdo en mayo de 2018 e impuso severas sanciones contra Irán, quiere prolongar este embargo. 

China y Rusia, que tienen derecho a veto en el Consejo de Seguridad, se oponen a una extensión del embargo.